domingo, 29 noviembre 2020
22:26
, última actualización

¡Ay, Portugal, por qué te quiero tanto!

Image
30 jun 2020 / 04:45 h - Actualizado: 30 jun 2020 / 04:45 h.
"Tribuna"
  • ¡Ay, Portugal, por qué te quiero tanto!

TAGS:

Cuando me canso de las dos Españas. Se me pasa por la mente Portugal.

Cuando observo el odio entre españoles, me acuerdo de Portugal.

Cuando veo un gobierno que incita a tirar los monumentos de manera “pacífica” y que esto se nos puede ir de las manos, evoco Portugal.

La ira ,está a flor de piel.

No se evalúa el daño que se hace a otro.

Luchas tribales donde los aspirantes al poder se lanzan insidias y reproches cualquier zancadilla o escaramuza está permitida. El fin justifica los medios que decía Maquiavelo. Si para desalojar al contrario del sillón hay que impulsar un procedimiento penal, pues se hace. Si para ello se lleva uno por delante el prestigio y la honra de una persona, se lo aplasta, se lo lamina sin ninguna conmiseración. Está pasando hasta en las familias.

"Grándola, villa morena, tierra de fraternidad, el pueblo es quien más ordena dentro de ti, oh, ciudad". Estos fueron los versos, en su versión original en portugués, que iniciaron la Revolución de los Claveles en Portugal hace muchos años. Se trata de la canción, prohibida por el régimen de Oliveira Salazar, que dominaba el país luso desde 1926. La revolución de los claveles no se caracterizó por su violencia.

La actitud amistosa, hospitalaria de los portugueses. También cuentan las horas de sol o las facilidades en su vida cotidiana. Parece que se respira una bondad, que ha venido a desaparecer de España.

La gente de Portugal son acogedores por naturaleza, te hacen sentir en casa. Son generosos y bondadosos con su tiempo. Les gusta hablar sobre su cultura. Te entiendes bien con ellos. Empatizas.

Su historia ha jugado un papel esencial en la historia del mundo. Fue el país protagonista en la era de los descubrimientos ,junto a España, Incluso, algunos consideran que si no fuera por los estudios e investigaciones realizadas por el Rey de Portugal, Enrique el Navegante, los viajes habrían comenzado mucho más tarde o quizá nunca se habrían realizado. Esta historia se puede apreciar al caminar por las calles de las ciudades portuguesas, salpicadas de grandes construcciones, como castillos medievales, palacios con maravillosos jardines y parques como los que se hallan en Sintra, lugar de la antigua monarquía portuguesa, o los monasterios e iglesias renacentistas y barrocas.

Olivenza refleja parte de esa historia común. Todo de un interés histórico indudable.

Portugal es una de los países con mayor calidad de vida.

El fado.-

El fado no es alegre ni triste. Es el alma portuguesa llena de amor y fuerza.

El arte de los azulejos utilizado en la arquitectura del país desde el siglo XV, todavía embellece las paredes de iglesias, estaciones de tren y un montón de edificios en todas partes. Visitar el Museo Nacional de Azulejo de Lisboa, sin duda es un paseo lleno de sensibilidades.

Playas de arenas blancas y aguas turquesas. Vegetación exuberante. Comida magnífica. Barata. Cataplanas. Marisco. Dulces y pasteles. Café. Bacalao. Los canales de Aveiro en un moliceiro. Braga. Saramago, Pessoa, Camoes. El cabo de San Vicente. Tavira. Lisboa y su Tranvía. Cascáis, Sintra, Évora, Oporto. En Guimarães nació Portugal y sus calles están llenas de belleza.

El puente Vasco de Gama de Lisboa, La torre de Belém, el Mosteiro da Batalha .

Su clima cálido y suave, está tan cerca, nos unen tantas cosas, vino de Oporto, Algarve, un vinho verde, Coímbra, Póvoa de Varzim, O Figueira de Foz, Fátima. Religiosidad. Y porque es imposible no querer su país y sus gentes y, más cosas....O Portugal porque te quiero tanto. Hospitalidad, amabilidad, cultura y respeto.

En las noches de luna y clavel,

De Ayamonte hasta Villareal,

Sin rumbo por el río, entre suspiros,

Una canción viene y va.

Que la canta María

Al querer de un andaluz.

María es la alegría

Y es la agonía

Que tiene el sur.

...

¡Fado! Porque se fue por el río

¡Fado! Porque se fue con la sombra.

A mi amigo J.S.C. persona íntegra, elegante, bondadosa, que nunca le hizo daño a nadie ,ni habló mal de nadie. Que ayudaba siempre. Descanse en paz con los ángeles del cielo. Una persona buena.


Consultorio financiero en El Correo de Andalucía Marcaje al Empresario en El Correo de Andalucía Edictos en El Correo de Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016