domingo, 17 octubre 2021
21:17
, última actualización

Cambiemos el estilo de gobernar ¡Basta!

Image
25 jul 2021 / 04:00 h - Actualizado: 25 jun 2021 / 04:00 h.
$hmKeywords_Schema
  • El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez. EFE/ Juanjo Martin
    El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez. EFE/ Juanjo Martin

Es evidente que gobernar es un arte y hacerlo bien es un privilegio para las personas que somos sufridores de las acciones de gobierno de nuestros gobernantes.

Cada día que pasa somos más los ciudadanos que no estamos satisfechos con las formas y maneras de cómo nuestros responsables políticos actúan. Empezamos a estar cansados de los estilos personalistas y de las particulares maneras de entender el servicio público.

Parece que las intrigas y la medición de la fuerza de poder de quienes forman parte de los partidos políticos es la línea que conduce a la toma de las decisiones de gobierno.

Gobernar siempre tiene que implicar la voluntad de construir.

Cuando en nuestro país las personas observamos que entre las fuerzas políticas no hay ningún interés por construir surge el enfado de la población.

Lo que ha pasado recientemente en Andalucía, relacionado con un acuerdo entre el Partido Popular, Ciudadanos y Partido Socialista, para desarrollar determinadas políticas que favorecerán la vida de los andaluces es lo que debería de ser lo habitual y no lo excepcional.

Esto nos dice que es posible un cambio en el estilo de gobernar.

Por mucho que se empeñe nuestro Presidente de Gobierno en ignorar al Partido Popular no le servirá absolutamente de nada para intentar relanzar la intención de voto del Partido Socialista Obrero Español. La inmensa mayoría de quienes habitamos España ya nos hemos dado cuenta que su manera de proceder no nos lleva a que España sea más España, al contrario nos conduce a un camino que no nos llevará a un punto de encuentro. El cambio de algunos ministros y ministras por caras nuevas tampoco le dará resultado. Nuestro sentido común es mucho más listo que su estrategia de marketing electoral. Quienes decidieron votarle lo hicieron para hacer más fuerte a España y no para destruir lo que tantos años nos ha costado construir.

La forma de cómo el PSOE en Andalucía ha entendido que hay que llegar a un consenso en determinados temas, sí podrá hacer que muchos de los que votaron al Partido Socialista hace dos años vuelvan a confiar en esta fuerza política. Se equivocan los estrategas de Moncloa en pensar que orillando y ninguneando al Partido Popular podrán remontar los malos resultados que las encuestan están dando actualmente a Pedro Sánchez.

El tiempo está demostrando que cada día hay más ciudadanos dispuestos a devolverle la confianza al Partido Popular.

En la vida existen nubarrones y éstos en mayor o menor medida afectan a las Instituciones porque, cuando se gobierna, hay que tener la templanza y la calma de querer hacer las cosas bien, y aún instaurando un proceso de transparencia se comenten errores, unas veces intencionadamente pero otras muchas sin una mala voluntad de cometerlos.

Lo que es cierto es que las Instituciones se pueden regenerar y por tanto las fuerzas políticas también tienen la oportunidad de cambio. Tanto el PSOE como el PP, si bien cometieron errores y la justicia está dilucidando el nivel y grado de los mismos, son dos partidos con vocación de gobierno y han hecho mucho por España, y esto es lo que verdaderamente importa. Ambos han buscado regenerarse.

Estamos cansados que al final no se quiera ver la voluntad de cambio existente en estas fuerzas políticas y sigan insistiendo, algunos políticos, en historias pasadas que serán aclaradas por la justicia.

Para que España siga siendo fuerte y atractiva es necesario la confluencia de los dos partidos con más representación parlamentaria existente en estos momentos en nuestras Cortes- el Congreso y el Senado-.

En cambio, lo que estamos viviendo es la alimentación de una tensión, que de seguir en esta línea podrá llegar al desprecio por los otros ¡Ojo que esto es muy peligroso!

Mirar a Madrid como la están mirando algunos políticos no dice nada bueno éstos.

Hay que cambiar el estilo de gobernar y, ciertamente, si actualmente hay políticos que siguen erre que erre con su política de sembrar el conflicto, lo que tenemos que hacer los ciudadanos es cambiar el estilo de gobernar y para esto, cuando vayamos a votar, recordemos que quienes fomentan la desunión no merecen nuestra confianza, apostemos por elegir a quienes, de verdad, generan el bienestar de todas las personas que formamos parte de España.

Cambiemos el estilo de gobernar cambiando nuestro voto a favor de las fuerzas políticas que quieren un proyecto de España sólido y fraterno.

Que el gobierno que emerja de las urnas, cuando seamos convocados a las mismas, sea un privilegio para las personas de este gran país.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla