domingo, 10 noviembre 2019
09:50
, última actualización
La vida del revés

Carroña mediática

11 sep 2019 / 08:50 h - Actualizado: 11 sep 2019 / 08:06 h.
  • Imagen del juicio contra Ana Julia Quezada. / EFE
    Imagen del juicio contra Ana Julia Quezada. / EFE

Las buenas noticias no reclaman la atención de las masas, de todo aquellos que tienen que buscar en su dispositivo móvil una noticia o de los pocos que siguen comprando prensa en formato papel. Tampoco una buena noticia tiene el mismo tirón que un asesinato espantoso en la televisión. Nos estamos convirtiendo en seres que buscan el dolor ajeno, que necesitan carnaza para participar en las redes sociales, que consumen violencia, tragedia y olor a putrefacto, cada día, en cada vistazo a la pantalla del móvil.

Los medios vuelven a convertir el juicio por el asesinato del niño Gabriel en un espectáculo mediático. ¿Era necesario conocer tanto detalle brutal, escabroso y tan lleno de dolor? ¿No es suficiente informar sin entrar en detalles? Por lo que parece, no es así. Lo que manda son los ingresos y solo los ingresos. Es lo mismo si es un niño el que ha sido asesinado o una mujer a manos de su marido. Cuantos más detalles envueltos en casquería mejor.

Antes solo eran responsables los profesionales del periodismo. Eran ellos los que ostentaban el poder de las estilográficas. Actualmente, cualquier persona puede escribir mensajes públicos y conseguir cierta difusión a través de Internet. Aun siendo un analfabeto y un inculto. La democratización de la cultura y de la opinión inunda lo cotidiano.

Ya veremos lo que falta para que veamos entrevistas bochornosas en televisión o leamos relatos de lo sucedido en Almería en formato ‘la verdad es dolorosa, pero hay que conocerla’.

No estaría mal que pensáramos un poco sobre esto. No estaría mal.


  • 1