miércoles, 23 junio 2021
04:00
, última actualización

Casado ataca a Sánchez o sin unidad política estamos apañados

Image
19 may 2021 / 10:30 h - Actualizado: 19 may 2021 / 10:55 h.
"La vida del revés","Política","Pedro Sánchez","Pablo Casado"
  • Casado ataca a Sánchez o sin unidad política estamos apañados

Pablo Casado le ha dicho a Pedro Sánchez: “le queda grande el Gobierno, no ha podido gestionar ni la crisis sanitaria ni la económica ni la internacional”. Hoy mismo.

Es posible que Pablo Casado tenga razón, es posible que no sea el único que lo piense, y es posible que los votantes del PP estén satisfechos con esto que ha espetado al presidente del Gobierno de España. Pero lo que es seguro es que no es el momento de decir estas cosas. España vive desde el lunes una crisis sin precedentes que hay que resolver con urgencia y con unidad absoluta.

Estamos viendo y viviendo cosas nunca antes conocidas. Miles de personas llegando a Ceuta en condiciones precarias azuzados por un Gobierno (el marroquí) que no duda en utilizar a los más débiles para conseguir una presión brutal; estamos viendo cómo se recibe a un presidente del Gobierno (el nuestro, el de los españoles, que gustará poco o nada, pero que es legítimo y es producto del acto democrático que consiste en que el pueblo elija a sus representantes), recibir, decía, al grito de ‘hijo de puta’ y a golpe de patadas. Ambas cosas son una vergüenza. Estamos llegando a extremos que no pueden terminar siendo inocuos. Todo tiene pinta de acabar entre mal y rematadamente mal.

Nuestros vecinos marroquíes llevan chantajeando al Estado español décadas. ¿Recuerdan la ‘Marcha Verde’? Pues Franco vivía entonces. Y la cosa ha cambiado poco hasta ahora. Es insólito que la embajadora de Marruecos en España (familiar del monarca alauita) diga que el que la hace la paga y que todo acto tiene consecuencias (más o menos, no es literal). Pero es más insólito y mucho más doloroso que la oposición política española no sepa distinguir entre lo bueno y malo para España, entre lo necesario y lo superfluo para un país que tiene encima, efectivamente, una crisis sanitaria, económica y diplomática, sin parangón.

Pedro Sánchez puede ser un presidente arrogante, tacticista o pagado de sí mismo. Puede que sea un buen presidente y muchos no lo sepan estar viendo. Pero lo que es seguro es que Pablo Casado se equivoca aprovechando momentos como el actual para acosar al Gobierno. Tal vez gane un puñado de votos puesto que el frentismo se apoderó de todo hace muchos meses. Tal vez. Aunque España pierde con esta política tan de fregar con agua sucia.

Ser patriota es, a veces, esperar a que las cosas se calmen para, entonces, decir lo que uno piensa. Señor Casado, no todo consiste es embestir con el ariete.

Ayer, Pedro Sánchez dudaba (por la mañana) y así se le criticó por ello. Llegada la tarde, tomó decisiones adecuadas y dijo lo que tenía que decir. Del mismo modo que reproché a Sánchez que anduviese pasteleando en momentos críticos (por la mañana), hoy le pido a Pablo Casado que esté tranquilo y que espere a mejor ocasión. Creo que es lo suyo.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla