El Mirador

Casualidades de la vida vinculada a la obra ‘Mi Cristo roto’ del sacerdote Ramón Cué

Image
04 dic 2022 / 05:55 h - Actualizado: 04 dic 2022 / 05:56 h.
"El Mirador"
  • Casualidades de la vida vinculada a la obra ‘Mi Cristo roto’ del sacerdote Ramón Cué

TAGS:

Recuerdo que corría la década de los años 70 cuando mi padre llevo a casa un LP de vinilo de los de la época. Este disco contenía Relatos que narraba el Jesuita Ramon Cue, recuerdo como mi padre y amigos escuchaban varias veces el disco y demostraban una gran admiración por aquellos relatos y, que con el paspo del tiempo, llegaría mis manos y también pude escucharlo, ya con más edad en varias ocasiones. Hace algunos meses me encontraba charlando con el periodista y abogado Miguel Gallardo y le conté aquella historia y recuerdos de mi infancia, pues bien, a las pocas semanas me llega un paquete que me envía Miguel y al abrirlo me encuentro con el libro del padre Ramon Cue “Mi Cristo Roto”. Pero siguiendo con esta pequeña historia, otra vez y ahora hace un par de días aparece en mi vida una noticia que tiene que ver a este sacerdote y que le paso a contarles. Antes de nada, les tengo que decir que Miguel Gallardo a parte de abogado y periodista es el presidente de la editorial Sevilla Press. La compañía de los Jesuitas ha cedido los derechos del libro Mi Cristo Roto del padre Ramon Cue a la editorial Sevilla Press para una nueva edición de esta obra en la que se completa con fotografías de todos los crucificados que procesionan en la Semana Santa de Sevilla de Fernando Salazar y Ángel Bajuelo con textos del doctor en historia por la Universidad Hispalense Pablo Borrallo y diez artículos de reconocidos periodistas y cofrades sevillanos. La nueva obra acaba de salir al mercado y ya se encuentra en todas las librerías de España .Para aquellos que no conozcan o no hayan oído hablar de padre Cue les quiero poner en antecedente. ‘Mi Cristo Roto’ de Sevilla , narra el aprendizaje y aventura con un crucificado mutilado comprado en Sevilla en un anticuario en la Casa de los Artistas aprovechando la visita al mercadillo de los jueves, ubicado en la calle Feria. Según el anticuario procedía de la Sierra de Aracena en Huelva y las mutilaciones se debían a una profanación en el año 36 cuando la guerra civil. Tras varios intentos de restaurarlo, el Padre Cué llega a la conclusión que es mejor dejarlo como está porque representa a los muchos Cristos rotos que existen en la sociedad. Ramon Cué, ya ordenado sacerdote – llevaba tres años de jesuita-- llegó a Sevilla para seguir sus estudios de Historia de América en la Universidad Hispalense y aquí conoció cinco jóvenes cofrades universitarios que fueron los que en pandilla le enseñaron en 1947 la única Semana Santa que vivió y conoció el sacerdote jesuita. Entre las anécdotas de este libro se recoge el hecho de que en el año 1947 llovió el Domingo de Ramos y se tuvo que volver la Hiniesta y no salió la Amargura por lo que el autor se pregunta cómo pudo escribir tan magistralmente Ramón Cué el capítulo dedicado a la Amargura a su paso por las Hermanitas de la Cruz. ¿Lo escribió por lo que los cinco jóvenes le habían contado de lo que se habían perdido? Porque el libro sale al año siguiente y el Padre Cué curiosamente no tuvo oportunidad de vivir ninguna otra semana Santa en Sevilla .Esta es una pequeña experiencia que acabo de vivir en los últimos meses y relacionada con mi infancia, la cual quería compartir con todos los lectores en esta mañana de domingo en El Correo de Andalucía.


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos