lunes, 29 noviembre 2021
11:19
, última actualización
Los medios y los días

Cerebro lavado, ¡gracias!

Image
12 nov 2021 / 04:13 h - Actualizado: 11 nov 2021 / 14:20 h.
"Los medios y los días"
  • Cerebro lavado, ¡gracias!

Cada día estoy más contento, los medios me evitan pensar, me lavan el cerebro y me preparan para vivir tranquilo, ellos piensan por mí. Veamos si he aprendido correctamente parte de la lección.

Internacional. Unanimidad: Rusia y Bielorrusia son terribles, organizaron la confabulación que llevó a Islero a matar a Manolete. Todo con la ayuda y el asesoramiento de la Nicaragua comunista de los Ortega que, como es país hispano, entendía de toros más que ellos. Gracias, porque no sabía yo comprender este embrollo.

Nacional. Hay que bajarle los impuestos a los empresarios para que ellos suban los puestos de trabajo. Natural, pero si es que eso es de sentido común, hay en los emprendedores un gen que los impulsa al bien colectivo mediante la creación de empleos, si ya lo dijo Adam Smith hace la tira de años. Y, si por casualidad se despistaran, que lo harían sin malicia, entonces se suben los impuestos y el es el Estado quien crea los empleos porque en el Estado siempre ha existido el gen de la solidaridad y posee el secreto de la filantropía.

Pausa publicitaria. “Yo me vacuno por amor. Por amor a mi tía, a mi padre, a mi cuñado y a mi suegra, por amor a mis hermanos y hermanas, por amor al gazpacho en tetra brik”. Ya está, aclarado, los que nos hemos vacunado lo hemos hecho por amor, por ese verdadero y único amor a lo Santa Teresa de Calcuta que consiste en amar a todos y a todo menos a uno mismo. Bueno, uno mismo en último lugar o bien a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a uno mismo, si es que estaba ciego, ¡pero ahora veo! Sí, sí, aclarado, porque yo, en mi infinito egoísmo, creí que, en primero y principal lugar, me vacunaba por mí mismo. Ah, y la 11: 11 del 11 de la 11: una labor social. ¿Para qué quiero el cielo y la gloria eterna si ya la tengo aquí? ¡Vivimos sin vivir en nosotros!

Sociedad. Si quiero paz y bien me voy o con Ayuso o con Yolanda Díaz, ambas me van a proporcionar sosiego, cada una tiene su estilo, como toda madre, pero sobre todo están mirando por mí. Por otra parte, si anhelo desestresarme y llevar a cabo eso a lo que llaman catarsis, los medios me ofrecen la solución: en lugar de pelearme yo y que me se suba la intensión, veo cómo se pelean los demás en los programas culturales de entretenimiento que son como los cuchicheos de toda la vida que oía yo de chico en mi barrio pero a lo bestia y con tratamiento científico mediático. ¿No es fabuloso?

Cultura. He de comprarme los libros que más compre la gente, sobre todo novelas. Esos de autoayuda van muy bien. Y que no se me olvide escuchar los consejos de Juan Cruz en la SER o de El Gran Wyoming en La Sexta, sin dejar a un lado la sabiduría de Frederic Jiménez Losantos. Ah, y esos espacios nuevos, musicales, que ahora dan en los informativos, me son de gran ayuda para mi alfabetización musical.

Regional. Sin problemas, libertad absoluta de expresión, Andalucía va bien según unos y mal según otros. Los bares funcionan casi como antes y las cofradías afloran por doquier. El turismo es un gran invento, como se titulaba la película aquella del franquismo. No sé de qué me quejaba.

Local. Sigo viviendo en lo mejó der mundo, una ciudad de buenos camareros, creí que la mayoría carecía de formación y sufría malos sueldos. Por lo visto no es así y yo creo en los medios.

Es un placer tener a otros que te sitúen en el buen camino cuando te desvías por cosas del chocheo propio de la edad.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla