lunes, 29 noviembre 2021
10:46
, última actualización
Los medios y los días

Chequeo al audiovisual andaluz

Image
13 nov 2021 / 04:47 h - Actualizado: 12 nov 2021 / 13:49 h.
"Los medios y los días"
  • Nuria Sánchez-Gey. El Correo.
    Nuria Sánchez-Gey. El Correo.

Ayer se presentó en Sevilla un libro clave para comprender el mundo audiovisual en España y Andalucía. Se llama Historia y Estructura de la producción audiovisual. Su autora, la periodista y profesora del Centro San Isidoro de Sevilla, adscrito a la Universidad Pablo de Olavide, Nuria Sánchez-Gey, doctora en periodismo, una profesional incansable a la que ustedes puede que hayan visto en TV, bien en el programa de Juan y Medio, en Canal Sur, bien en el espacio de La Sexta, Equipo de investigación, o en otros quehaceres periodísticos.

He tenido la satisfacción de dirigir la tesis doctoral de Nuria, de la cual se deriva este libro que nos explica los orígenes y desarrollo del mundo televisual en España y Andalucía; la autora ha prescindido de partes excesivamente académicas para que la obra, editada por Pirámide, pueda ser consultada por todo tipo de público interesado en el tema.

El mundo audiovisual español se caracteriza por el duopolio Antena 3-Tele 5 que se lleva más del 90 por ciento de la publicidad, una vez que en 2015 el gobierno de Zapatero decidiera retirar la publicidad de TVE en beneficio del mundo privado, al que reforzó con la Televisión Digital Terrestre (TDT), dando cancha a los empresarios proclives a su partido, el PSOE, posibilitando que se crearan Cuatro y La Sexta. Cuatro controlada entonces por el Grupo Prisa y La Sexta por Jaume Roures y productoras igualmente cercanas al PSOE. Ambas, Cuatro y La Sexta, no poseían audiencia como para mantenerse sin cerrar tarde o temprano y fueron absorbidas por Tele 5 y Antena 3, respectivamente. Lo curioso de todo esto es que no pocos empresarios desearían que la publicidad volviera a TVE que ahora se financia con aportaciones del Estado, con una pequeña aportación de las propias cadenas privadas, patrocinios y otros ingresos. Pero Spain is different, en España la TV la creó el franquismo en 1956 y la ofrecía gratis, al contrario de lo que sucede en otros países como Alemania, Francia o Inglaterra donde se paga un canon por poseer un aparato de TV. He aquí uno de los motivos por el que los españoles siempre han sido reacios a pagar por ver la TV, si bien esta tendencia está cambiando y cada vez más público se apunta a canales de pago y a grandes plataformas que suelen ser estadounidenses.

El público ahora se llama “los públicos”, tal es la atomización de los ciudadanos entre esta eclosión televisual y otros aparatos y medios de comunicación de tecnología digital que hay que hilar muy fino en la programación y en la oferta publicitaria. Aquel programa de Lina Morgan en TVE, Hostal Royal Manzanares, de 1996, era habitual que alcanzara una cuota de pantalla del 40 por ciento, incluso llegó al 50,6 por ciento, reuniendo en torno al televisor a casi ocho millones seiscientos mil espectadores. Estos datos son hoy casi inimaginables en un programa de televisión con la enorme oferta que se coloca ante los ojos del espectador.

En Andalucía, la TV más vista es Tele 5, como en la mayoría de España. Canal Sur TV llegó a su máximo a mediados de la década de los años 2000 cuando, estando de director general Rafael Camacho, logró una cuota de pantalla por encima del 20 por ciento. En la actualidad está en torno al 10 por ciento, es muy difícil lograr buenas cuotas con la enorme catarata de canales a los que hoy tiene acceso el ciudadano, hasta la catalana Canal 9 está bajando, con toda su doctrina independentista.

El libro de Nuria Sánchez-Gey desarrolla estos temas y muchos otros como el inicio de una verdadera industria audiovisual andaluza al calor de Canal Sur, conectada a veces con Madrid y Barcelona, no exenta de intereses políticos y de tráfico de influencias. Se trata de un libro no sólo interesante sino valiente, hay mucho miedo a hablar y a expresarse en esta democracia, ¡quién me lo iba a decir cuando luchaba por la libertad de expresión bajo el franquismo! Menos mal que nos quedan personas como Nuria que, sin olvidar el rigor académico, aborda con decisión una temática tan decisiva para los ciudadanos en general.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla