jueves, 29 julio 2021
10:36
, última actualización
Los medios y los días

Cintora se mea en el convento

Image
07 jul 2021 / 04:00 h - Actualizado: 07 jul 2021 / 04:00 h.
"Los medios y los días"
  • Jesús Cintora.
    Jesús Cintora.

“Para lo que me queda en el convento, me meo dentro”, debe haber pensado Jesús Cintora en relación con su programa de TVE Las cosas claras. Perdonen la expresión meona pero se trata de un dicho popular que siempre me ha gustado mucho, me divierte. Las personas nos mostramos como somos en realidad cuando nos aplicamos ese refrán o cuando escribimos nuestras memorias y en este último caso no estoy muy seguro, muchas de ellas recogen asuntos cuando ya es tarde, eso se dice antes de irse del convento pero es que antes estábamos intentando sobrevivir. Para qué nos vamos a engañar, la vida, y más tal y como está el patio, consiste en buscarse un hueco calentito e intentar acurrucarte en él: ande yo caliente... Tampoco me gusta escribir esto último, llevo años escribiendo y describiendo hechos que no me gusta constatar, algo que sucede cuando uno se va cayendo poco a poco del guindo gracias a la vida “que me ha dado tanto”.

Las cosas claras: Cintora lleva a su programa, ya sin disimulo alguno, a cuatro tertulianos que sientan cátedra, parecen un tribunal de la Inquisición, todo el que no piensa exactamente como ellos es porque proyecta odio o porque es de derechas. Si por este personal fuera, volveríamos al país del silencio y en blanco y negro que nos trajo Franco y tal vez si por los de enfrente a ellos fuera, lo mismo. ¿Quién dijo aquello de que los españoles en lugar de dialogar preferimos la guerra civil? ¿Y lo otro, lo de que los españoles llevamos tiempo autodestruyéndonos sin lograrlo?

Cintora se mea en nosotros a menudo porque esa TVE es de todos, no de sus correligionarios, es una vergüenza para la profesión de manera similar a Inda o Marhuenda en el otro bando. Respeto sus opiniones desde luego, y me gusta oírlas para opinar yo, pero, ¿cómo defender esas conductas cuando intento enseñar humildemente periodismo a mis alumnos? Sí, les aclaro que cada uno defiende una línea editorial, ahora bien, defienden mucho más que eso y van mucho más allá del periodismo, aquí ves a periodistas y jueces ejerciendo de periodistas y jueces y al poco tiempo de ministros o altos cargos diversos, será normal pero choca, como choca la cantidad de superficialidades que le he leído al profesor y ministro Castells, que me han dejado con la boca abierta como científico social que lo admiraba y lo admiro, comprendo que le está agradeciendo a Ada Colau y a Iglesias la oportunidad de estar en el sillón español en el que aún está aunque se irá pronto.

El programa de Cintora es peor que los debates de La Sexta en los que al menos disimulan y colocan a los contertulios como en el antiguo parlamento francés: los que se supone que son de izquierdas, a la izquierda del espectador y a los que se etiquetan de derechas, a la derecha. Cintora nos muestra ya programas en el que no hay ni un solo discrepante, la frase más oída es: “Estoy de acuerdo con Fulano o Mengana pero quiero añadir...” ¡Menudo pluralismo! Hasta en la tertulia La Tuerka, que conducía Pablo Iglesias en la TV iraní Hispan TV, había un elemento en la mesa que no era de izquierdas. En Las cosas claras ya se ve el mismo panorama que en la SER o en la COPE: todos a una como en Fuenteovejuna, dentro de la posición de cada grupo. Pero a TVE acude uno a comprobar visiones abiertas, complejas o algo más profundas. ¿Quién narices le ha icho a Cintora y a sus amigos y amigas de la mesa que quienes opinen lo contrario que ellos y ellas son insensibles al dolor ajeno o a la injusticia? Esta gente se parece ya a ese personal criticón y juzgador de todo que piensa que el que no llora en el entierro de un ser querido es porque no quería al difunto. Y además hay que llorar como ellos digan.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla