Menú
La vida del revés

Cómo se deja de fumar de forma definitiva

Image
31 may 2022 / 17:35 h - Actualizado: 31 may 2022 / 17:46 h.
"Opinión","La vida del revés","Tabaquismo","Tabaco"
  • Cómo se deja de fumar de forma definitiva

Hoy se celebra el Día Mundial sin Tabaco. Y se publican una cantidad de datos estadísticos muy importantes que hablan de muertes, enfermedades, tumores... El tabaco es malo para la salud y no hay más que hablar.

Dejé de fumar hace 25 años y 5 años después volví a convertirme en fumador. Durante esos 5 años no hubo un solo día que no pensara en fumar; fue un sufrimiento enorme y el desgaste emocional fue descomunal. Ahora, son casi 4 años los que han pasado desde que fumé el último cigarrillo. Esta vez no estoy pasando grandes ataques de ansiedad ni nada por el estilo. La diferencia es que la primera vez dejé de fumar pensando en los niños, en el ejemplo que daba, en cosas diferentes a mí mismo. Es un gran error. Esta vez lo he dejado pensando exclusivamente en mí mismo. Y la cosa ha cambiado de lo lindo.

Quiero dejar claro que el tabaco me parece una droga como otra cualquiera, un producto en el que se incluyen sustancias tóxicas que convierten al fumador en un toxicómano de manual. Pero tampoco creo que perseguir a los fumadores sea bueno. Las prohibiciones y las persecuciones no suelen funcionar bien. El tabaco es malo. Punto. Pero los fumadores son enfermos. Punto también y así hay que enfocar el problema.

Dicho esto me gustaría resumir brevemente las razones que me llevaron a dejar de fumar. El tabaco hace que el aliento te huela a pozo. Sí, el aliento de un fumador es un arma de destrucción masiva. El olor del humo de tabaco resulta insoportable. Durante años fui dejando un rastro oloroso que, ahora, me avergüenza. La ropa de un fumador es otro arma de destrucción masiva. Los dientes amarillean y afean mucho al fumador. El tabaco provoca enfermedades y te puedes morir por fumar. Yo no sé ustedes, pero a mí no me apetece estirar la pata antes de tiempo. Además, fumar es carísimo. He calculado lo que he ahorrado desde el día que dejé de fumar hasta hoy mismo y la cantidad es asombrosa; más o menos 8.100 euros. Sí, es una cantidad que tira de espaldas y que se hubiera utilizado para ir por la vida oliendo a ñu africano y, seguramente, tosiendo a todo toser.

Ya sé que estas razones pueden parecer algo prosaicas, pero a mí me han funcionado. Al final, la razón por la que he dejado de fumar soy yo mismo y, seamos honestos, somos lo único que nos importa a cada uno de nosotros. Piensen un poco en todo esto, apaguen el último cigarro y no vuelvan a encender uno más. Si yo fui capaz de hacerlo, usted podrá conseguirlo sin duda alguna.

Resumen: Pensar de forma egoísta y no volver a encender un pitillo. Ánimo.


Qué hacer en verano en Sevilla y provincia Empleo en Sevilla Más seguros Edictos