domingo, 20 junio 2021
08:51
, última actualización
Los medios y los días

Consenso o dictadura

Image
29 may 2021 / 04:14 h - Actualizado: 28 may 2021 / 19:17 h.
"Los medios y los días"
  • Un momento del pleno en Ceuta que tuvo que ser suspendido por el cruce de reproches entre los grupos.
    Un momento del pleno en Ceuta que tuvo que ser suspendido por el cruce de reproches entre los grupos.

El enfrentamiento reciente en Ceuta entre PP y Vox como es lógico es motivo de reflexión. Lo primero que salta a la vista es la extrema crispación que nos domina, es tremendo, si nos halláramos en otro contexto geopolítico y cultural tal vez estaríamos matándonos y creo que no exagero. ¡Cuánta bilis habrán estado acumulando esos políticos para reaccionar así! Me dan igual sus nombres, no suelo aprenderme nombres hasta el momento en que creo que las personas lo merecen. En este caso lo que he visto es a unos energúmenos ofreciendo un espectáculo negativo de insultos y mala leche que a ver cómo le decimos ahora a las nuevas generaciones que debemos ser respetuosos y a ver cómo le vendemos a los niños en los colegios que les vamos a pintar las manitas de blanco porque la paz es imprescindible. Los políticos ceutíes eso lo habrán estado escuchando toda la vida y miren el resultado.

El señor que preside (PP) le da la palabra al otro señor de Vox y en cuanto oye que el de Vox ha pronunciado una frase que no le ha gustado le exige que la retire. El de Vox se niega y a partir de ahí ni le deja seguir. Tan en su derecho está el del PP, en su calidad de presidente del acto, pedir que el caballero de Vox retire su afirmación como el caballero de Vox de no retirarla, acaso basándose en el dicho de que rectificar no siempre es de sabios sino que también puede ser de débiles o de cobardes. El caso es que el político de Vox ya no pudo desarrollar su intervención porque el ambiente fue caldeándose y otros señores empezaron a intervenir con palabras más gruesas todavía y la sesión hubo de suspenderse.

A pesar de todo para mí esto no es más que una anécdota, desagradable, pero anécdota que si no dramatizamos tanto es hasta divertida para un adulto si no fuera por la nula carga aleccionadora que encierra para un menor. Lo más importante, creo yo, es lo que va por debajo del hecho o, al menos, un aspecto de lo que subyace en el suceso.

Y lo que subyace es la complejidad que están tomando las relaciones humanas, la atomización de la sociedad, una atomización que llega hasta lo político y origina que aquí se hayan terminado, por el momento, las antiguas mayorías absolutas. Y como eso por ahora se ha terminado hay que olvidarse bastante de posturas fuertes y ortodoxas -necesarias en ciertos momentos- para apostar por el consenso. Las dictaduras o no son posible o se llevan a cabo de manera sibilina como sabe hacerlo el sistema de mercado: no arrebatando libertades sino ofreciéndolas, logre usted que el ser humano se crea libre, sin serlo, y habrá conseguido su dictadura democrática. De esa segmentación occidental se aprovechan las verdaderas y explícitas dictaduras como la del rey de Marruecos que es el único que ha salido ganando con el follón de Ceuta.

Nosotros podemos seguir siendo tan demócratas que nos podemos permitir el lujo de ofrecerle al mundo escenas como la ceutí. Mira qué bien, qué libertad de expresión o de no expresión tenemos. Pero unos (Vox) porque están hasta los cataplines de tanto relativismo y nihilismo y otros (PP) porque siguen sin hallar su sitio en la vida, a río revuelto ganancia del déspota de Marruecos que tiene a su pueblo como lo tiene mientras él vive como un rajá y encima lo apoyan los yanquis. Ya sólo le queda seguir pensando en invadir Ceuta, que no se preocupe, los del PP empezarán a discutir entre ellos, los de Vox arrearán a los del PP, el PSOE dudará si devolver a los soldados marroquíes en caliente, no sea que vulneremos sus derechos a ir a la guerra y tendrá que ser alguien en la Legión o en la Guardia Civil o en ambos cuerpos quien le eche solidez al tema que para eso son los que de verdad lo están padeciendo en primera línea y saben realmente de qué va.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla