miércoles, 03 junio 2020
14:17
, última actualización
Los medios y los días

De aprobado general, nada

Image
08 abr 2020 / 04:49 h - Actualizado: 07 abr 2020 / 23:49 h.
"Los medios y los días"
  • De aprobado general, nada

Me lo esperaba y se lo había comentado hace semanas a alguno de mis colegas profesores: ya están pidiendo el aprobado general para los estudiantes de la universidad. Y de eso, nada. Sin embargo, me temo que con el pensamiento débil que existe hoy las autoridades competentes puedan obligarnos a ello porque ya otorgan becas y títulos con suspensos. Si me lo ordenan de arriba obedeceré, pero por imperativo legal, no porque sea ni necesario ni justo.

Hay otras formas de examinar en estas circunstancias de pandemia. Yo estoy dispuesto a examinar uno por uno a mis 80 alumnos de un solo curso, de forma oral a través de videoconferencias, aunque eso me lleve una semana de trabajo intenso mañana y tarde que para eso nos pagan y somos funcionarios, servidores del Estado y por tanto del ciudadano. Y hay más formas que no desvelo para no extenderme.

Les voy a decir al Sindicato de Estudiantes y a quien desee leerme algunas cosas claritas de una vez. Primero, ¿a quién representan? Tienen unos 25.000 afiliados y en España hay cerca de 1.600.000 estudiantes sólo en la universidad y este sindicato dice representar también a las enseñanzas medias y a la FP. Me es indiferente que salgan diciendo que en vez de 25.000 son 50.000 o 100.000. ¿Quién y cómo los ha elegido para tal representación? No discuto que su funcionamiento sea legal, pero, de facto, su relevancia social está bajo cero. No obstante, pertenece al Consejo Escolar del Estado y sus dirigentes cobran dietas por asistir a sus reuniones mientras que el gobierno les libra subvenciones que a veces han superado con creces los 80.000 euros. Me da igual que sean de la izquierda marxista, que simpaticen con el anarquismo y con Hugo Chávez, a mí lo que me importa ahora es su representatividad porque, en términos comparativos, lo mismo que este personal pide aprobado general yo mañana le pido al Rey, en mi nombre y en el de mi primo Antofagasta, que le declare la guerra a Inglaterra por un Gibraltar español, ahora que está la cosa floja en las alturas políticas de la patria de los Rolling con el primer ministro –Johnson, el rubio de la raza superior anglosajona- en la UCI.

Segundo, como ya estanos otra vez con que hay que dar aprobado general en pro de los pobrecitos que no tienen internet en sus casas, deseo que se me faciliten datos certeros. ¿A cuántos estudiantes de la universidad española les es imposible acceder a Internet o a un teléfono móvil para someterse a un examen al menos en mi clase o en mi Facultad? Pero, por favor, que las cifras no me las dé el sindicato sino una entidad independiente porque si me las da el sindicato puede que me tenga que preguntar si estoy en España o en el rincón más impenetrable de la Amazonia si es que queda alguno. Si hay alumnos sin acceso a la Red, serán minoría, ¿sometemos la mayoría a la minoría y además discriminamos a los que más preparados estén de entre esa mayoría? ¿Aprobamos por la cara a estudiantes de medicina o de arquitectura que mañana van a curar o a levantar casas y en 2021 les damos un cursillo que valga por todo el curso perdido? No cuenten conmigo si creen que eso es la izquierda.

Tercero, derivado de lo anterior, ¿qué clase de personal es éste cuya ideología es premiar a la minoría que, por las causas que sean, no puede acceder a Internet y castigar a quien haya hecho el esfuerzo de prepararse sus asignaturas en estas condiciones, incluso suponiendo que no posea acceso fácil a la Red? Yo sé que, en estos momentos, muchísimos alumnos, a pesar de toda la documentación con que cuentan en red y la que le hemos facilitado los profesores online, están pasando olímpicamente de prepararse sus exámenes mientras que otros están en tele-contacto continuo conmigo –algunos incluso curran en medios o en supermercados- porque, además, se encuentran trabajando para lograr sus futuros aprobados en junio o julio. ¿Desde cuándo la izquierda ayuda a los vagos que roban al erario público con su vagancia y castiga a los competentes? ¿A quién le han leído ustedes eso, señores y señoras del sindicato? ¿A Marx?, ¿a Lenin?, ¿a Bakunin?, ¿a Hugo Chávez?, ¿tal vez a Fidel Castro o a Mao? ¡Pero si todos ellos vencieron las circunstancias más imposibles para lograr sus fines! Podemos quererlos u odiarlos, pero así fue, en temas de esfuerzos y de reconocimiento del mérito no hay diferencias sustanciales entre la teoría de izquierdas y de derechas. Pero como la izquierda no la ha aplicado porque el humano es así, ha fracasado, por ahora.

Si de verdad apoyan lo público, dejen ya de arruinarlo a base de demagogia populista, ya sé que todos vendemos algo en este mundo, ustedes venden revolución, follones, y cobran por ello con dinero público. Pues aprendan a hacer la revolución y denle a cada cual según su capacidad y su trabajo. Eso para empezar. Después, hablaremos de los marginados y las causas profundas que los marginan porque estamos en España, jodidos, pero en España, y no en Burundi. Les prometo que así sí les apoyaré.


  • 1