Desvariando

Día grande para los béticos

Image
Manuel Bohórquez @BohorquezCas
23 abr 2022 / 10:15 h - Actualizado: 23 abr 2022 / 10:18 h.
"Real Betis","Desvariando","Final Copa del Rey 2022"
  • El trofeo de la Copa del Rey de Fútbol. / E.P.
    El trofeo de la Copa del Rey de Fútbol. / E.P.

En mis tiempos de bético de carné y un amor apasionado por los colores, en los setenta, los grandes partidos como el de esta noche me sobrepasaban. Por ejemplo, el Trofeo Ciudad de Sevilla, de tan gratos y, también, amargos recuerdos. Por tanto, esta mañana ya estoy nervioso y con esa rara sensación de que lo mismo puede ser una noche feliz, de locura, que todo lo contrario. Casi medio siglo después, la actitud es totalmente distinta porque son otras las preocupaciones y las prioridades. El Betis es uno de los amores de mi vida, pero en la adolescencia, estos amores se viven de manera muy distinta a como se pueden vivir ahora, ya camino del garaje. Esta noche estaré frente al televisor con el miedo de que perdamos el partido, pero mentalizado y preparado para la derrota, porque en los tiempos que vivimos, cada día es una derrota por algo. El mundo está loco, con sus habitantes matándose los unos y los otros, el hambre matando a millones de personas cada año y la desigualdad de toda la vida. El mundo siempre ha estado marcado por la desigualdad. ¿Es posible olvidarse de todo en una noche como esta y pensar solo en que puede ser un gran día en el almanaque de la felicidad de los béticoadictos? Lo intentaremos, pero no es fácil. El Real Betis tiene un equipazo y está haciendo una temporada de escándalo, con uno de los mejores entrenadores del mundo, el señor Pellegrini. Su sabiduría y templanza son una garantía en finales como la de esta noche, con un equipo siempre fuerte como es el Valencia. Jugar en casa es una ventaja, es verdad, pero nunca es determinante para la victoria o la derrota. No jugamos en Heliópolis, sino en la Cartuja, y no es lo mismo. Una vez más, como ha pasado siempre en cada final, habrá que encomendarse a los dioses del arte de fútbol y que al Betis le salga el partido. No hay ahora mismo un equipo en España que haga mejor fútbol que el Betis, pero en una final como la de esta noche, de las grandes, ser un artista del fútbol no suele ser lo más determinante. Lo importante es la victoria y para ganar un partido como el de hoy habrá que dejarse la piel en el campo. Luego, si suena la flauta, si Dios nos toca con la varita, mejor que mejor. Pero habrá que vaciarse para ganarle a un equipo, el Valencia, disciplinado y con mucha fuerza. Ahí estaré, en casa, en los pinos de la Puebla del Río, animando con mis perros y mis gatos al equipo de fútbol de mis sueños, al que le debo muchos de los mejores momentos de mi vida, pero también una gran parte de los peores. El Betis es un dolor, pero placentero.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla