Intrusos

¿Dónde está la sombra en Sevilla?

Image
28 jul 2022 / 09:38 h - Actualizado: 28 jul 2022 / 08:20 h.
"Intrusos"
  • ¿Dónde está la sombra en Sevilla?

TAGS:

Hoy mi reflexión la elevo a los «ingenieros» del ayuntamiento y de una ciudad como Sevilla, que padece los rigores del calor y que, hay determinadas calles, donde no hay un sólo árbol, ni una sola sombra.

No es desconocido que quedan muy bien los toldos en Sierpes, en el Ayuntamiento de Sevilla o en San Francisco y en alguna que otra zona pero, ¿qué pasa con los demás? ¿Tenemos que vivir en una ciudad sin sombra?

Avenida de la Constitución, tres y media de la tarde, calor de justicia, intente refugiarse bajo un árbol si puede o si lo encuentra. Tiene que llamar a Paco Lobatón y su “¿quién sabe dónde?” para encontrarlo.

Al ex alcalde de Sevilla, Juan Espadas, ya se le afeó el plan que tenía dentro del Plan Director del Arbolado que presentó en 2019, entre otras cosas porque se contemplaba la «eliminación de plantaciones de naranjos» con la premisa de «diversificar» la vegetación de la ciudad y que, según el PP, escondía el tratar de «evitar el fracaso anula en la recogida», pero lo cierto es que ni árboles ni nada, ni otras espacies ni naranjos ni sombras. Igual es que pensaba poner «tolditos» en Pino Montano, Amate, San Pablo o Sevilla-Este o en otros barrios de Sevilla y no sólo el centro...

El naranjo es un árbol que identifica a nuestra ciudad, es parte de su identidad, Sevilla huele a azahar u olía más bien, últimamente, a mí al menos, todo me huele a «maría», eso sí que es penoso.

Desde el PP se decía que Espadas planteó eliminación de naranjos es por los «profundos problemas que le genera la campaña de recogida de la naranja amarga y que, por su nefasta planificación en los últimos años, acaba contribuyendo al estado de suciedad de las calles».

Igualmente «si las calles de Sevilla amanecen cada día con naranjas esparcidas por el suelo porque no se recogen a tiempo, la culpa la tiene Espadas, y no el naranjo. Si las naranjas que hay en el suelo no las limpia Lipasam y se acaban pudriendo generando mayor grado de suciedad, la culpa la tiene Espadas, y no las naranjas» con mucha ironía.

Luego vendrían las elecciones a la Junta de Andalucía queriendo disfrazar a quién no lo es de ecologista –por no hablar de la fobia a los gatos y al atropello permitido con la colonia feral de Blas Infante donde todo el mundo miró hacia otro lado, alcaldía y comisario, pero tranquilos, el Karma existe...- y de planteamiento “verde” electoral que de verde lo único que tenía era el espejismo de hacer ver lo que no es y lo que nunca será.

Las naranjas pueden ser dulces o ácidas, hoy ha tocado opinión ácida... A ver si Antonio Muñoz toma nota y no cae en el mismo error.

Ser alcalde de Sevilla no es tarea fácil, la gestión con la sombra en la ciudad es pésima, máxime ahora que aprieta la «ola de calor» y so rondan los 50ºC y cabe recordar que Sevilla no es sólo el centro, que los barrios también existen y no sólo cuando toca hacer campaña y recolectar votos con falsas promesas o promesas que nunca se cumplen que, al fin y al cabo, es lo mismo que mentir.


Qué hacer en verano en Sevilla y provincia Empleo en Sevilla Más seguros Edictos