miércoles, 27 octubre 2021
13:45
, última actualización
Ojana in Excelsis

Duelo en el atrio por la vara dorada

Image
Juanmi Vega @Juanmivegar
11 oct 2021 / 04:00 h - Actualizado: 11 oct 2021 / 04:00 h.
"Ojana in Excelsis"
  • Duelo en el atrio por la vara dorada

Vaya por delante que este artículo no pretende arremeter contra el actual hermano mayor de la Macarena, José Antonio Fernández Cabrero, ni contra su rival en las urnas, Santiago Álvarez.

Cada vez que hay un proceso electoral en una hermandad asistimos a una guerra sucia indigna de lo que debería de ser. La palabra hermandad deja de tener sentido y se entra en una batalla de egos, pero no por parte de los propios candidatos. Los satélites de éstos son los que fomentan, vía redes sociales y WhatsApp esa guerra. Todos quieren ser protagonistas para después reclamar una varita en la presidencia, un cargo o una invitación a un plato de croquetas.

Soy partidario de la diversidad de opiniones, más aún en una corporación que mueve tanto: económica, social y devocionalmente como es la Macarena, pero siempre dentro de los valores que promueven la palabra hermandad.

Se nos olvida muchas veces que las hermandades no están para servirnos a nosotros, al revés, nosotros tenemos que servir a ellas. En los pueblos es más evidente que en la ciudad.

La desmesurada exposición del mundo cofradiero en los medios (aquí entono el “mea culpa”) hace que esa vara dorada sea como el anillo del Señor de los Anillos y más de un candidato o hermano mayor se convierta en Gollum.

Sé que este artículo no gustará ni a los oficialistas ni a los alternativos de la Macarena, pero menos me gusta a mí ver ciertos mensajes de insulto y odio por redes sociales a hermanos de esa corporación. Quizás, antes de apuntarse a una hermandad tendrían que aprender el significado de esa palabra, aunque con ir a misa los domingos seguro que se les pegaría algo bueno. Suerte a ambos en las elecciones y que gane la Macarena.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla