jueves, 17 octubre 2019
02:49
, última actualización

El cáctus y el Kas

María Graciani m_graciani /
31 mar 2019 / 06:00 h - Actualizado: 31 mar 2019 / 06:00 h.
  • El cáctus y el Kas

Hace unos días, al salir al jardín de mi casa me encontré con una pequeña sorpresa: ¡le han salido cuatro flores a mi cáctus! Parece cosa de magia ver esas pequeñas flores lilas en medio de tanta espina, de hecho, no es habitual que los cáctus den flores, sólo algunos lo hacen (y no siempre) pues aunque dispongas de la variedad de cáctus que tiene la capacidad de darlas, si no lo cuidas y no lo mantienes en las condiciones necesarias para su desarrollo... sencillamente no las dará (aún teniendo la capacidad de hacerlo). La naturaleza parece experta en brindarnos mensajes vitales, pues la situación del cáctus es un reflejo de lo que muchas veces sucede en la vida personal y profesional.

Más allá de las espinas

En no pocas ocasiones podemos encontrarnos rodeados de espinas (tan numerosas y dolorosas como las del cáctus) está en nosotros decidir si dejamos que nos hagan papilla o creamos una auténtica maravilla permitiendo que afloren nuestras mejores habilidades: inciativa, valor, confianza, constancia, coraje... Para que esto sea posible, debemos crear las condiciones adecuadas, pues ellas serán nuestras "hadas madrinas" para que cuando se avecine el momento espina creemos una "cosa fina"; para ello, apuesta por desarrollarte a diario: rodéate de buena gente, ten sentido del humor, lee mucho, haz deporte, ve buenas películas, sorpréndete a ti mismo, permítete apasionarte con todo aquello que sabes que te entusiasma... así es como tu alma estará nutrida y por tanto, la flor, conseguida.

¡Lo que da de sí un cáctus! Mientras lo observaba, me tomaba un Bitter Kas y al momento tuve la sensación de que la bebida es la curiosa continuación del mensaje del cáctus. Si las circunstancias espinosas pueden hacer aflorar nuestra faceta más gloriosa esto se traduce en nuestro particular "KAS": nuestra Kpacidad de Arranque y Superación. Al igual que sucede con el Bitter Kas, el sabor de nuestro "KAS" es amargo al principio (a nadie le agradan las dificultades) pero una vez superado el amargor viene la sensación refrescante, ¡tu Kpacidad de Arranque y Superación puede hacer de ti un auténtico campeón!

Aprovecha cada día, sal a tu jardín (o al parque) y observa... ¡las lecciones de la naturaleza te durarán más que en conserva!


  • 1