jueves, 05 agosto 2021
15:20
, última actualización
Los medios y los días

El calor, la carne y los aviones

Image
10 jul 2021 / 04:00 h - Actualizado: 10 jul 2021 / 04:00 h.
"Los medios y los días"
  • El calor, la carne y los aviones

Alarma, alarma, estamos en una ola de calor dicen unos medios. No, en una ola no, en un pico que llegará mañana domingo, puntualiza el meteorólogo de turno. Luego, otra vez para abajo el termómetro. Y, aunque lo haya puntualizado el experto, el periodista vuelve a hablar de ola de calor. Es que vende más la ola que el pico, menudo pico comercial más que periodístico tienen algunos. El caso es sembrar alarma social porque saben que a la gente les chifla hablar del clima y recrearse con el espacio dedicado al tiempo, no al tiempo literario ni filosófico, por supuesto, sino al tiempo de la infografía en colorines. Por favor, los mayores y más mayores hemos conocido en el mes de julio un montón de momentos con 45 grados y más en Sevilla. El otro día tuve que reírme cuando en el programa de RNE Juntos paso a paso, dedicado a la tercera edad, el locutor anunció que les iban a dar a los ancianos consejos contra el calor. Pero si es al revés, es el anciano el que le puede dar consejos al programa, por algo los oyentes son ancianos y han conocido las calores de sobra. De todas formas, con algo hay que rellenar la hora del programa. ¿Calor? El búcaro en el platito con agua, el sombrero, el abanico, la tumbona, en casa, en la calle lo indispensable y por la sombra. Vale, que hay cambio climático, pero todo el mundo sabe que julio es el mes del calor por antonomasia, se supone que en agosto, frío en rostro, aunque eso ya está fuera de la realidad, hace dos o tres años creí que íbamos a celebrar la Navidad como en Argentina, hasta en los inicios de diciembre hacía calor.

De cambio climático ha ido el follón de la carne. Hay una lectura más curiosa del Caso Filetón Imbatible. Salvando las distancias con los verdaderos mencheviques y bolcheviques de la Rusia de 1917, aquí los tenemos en el gobierno, en versión pitufa. Ambas corrientes -PSOE/Mencheviques y Podemos/Bolcheviques- se reúnen y como el papel es muy sufrido vierten sobre él la España 2050 como hacen en la ONU y otras instituciones con el mundo 2050. Ya está arreglado el mundo, ahora hay que bajar a la arena. El “bolchevique” Garzón dice que combatir la crisis climática exige comer menos carne y ya de paso ponerle un tapón al ganado vacuno en el orificio por el que estos animales se descargan de sus ahogos eólicos intestinales -que todo llegará porque tales ventosidades le sientan mal a la atmósfera- y el “menchevique” Sánchez le suelta: “Chiquillo, eso se escribe pero no se dice ni se hace que eres un pazguato, haz como yo y di lo del chuletón en su punto”.

Garzón tiene razón, aquí o combatimos o no combatimos la crisis climática, pero para eso hay que darle la vuelta a la sociedad, algo que cuesta dinero, mucho dinero, puesto que llevamos siglos montando una sociedad depravada y depredadora de su hábitat, de eso no sabe duda porque el asunto empieza con el homo sapiens o antes y no es cosa de alargarse con esto ahora. La enseñanza es que, si se quiere hacer una tortilla rompiendo los huevos, en plan bolchevique, hay que atenerse a las consecuencias, ¿quién le pone el cascabel al gato? Sánchez desde luego que no, él se apunta al chuletón y Garzón es un muchacho que no sabe ni donde está de pie, cero en estrategia bolchevique.

Alarma social con el calor y alarma social con eso de que estamos comiendo mucha carne lo cual es malo para el cuerpo y el planeta. La última alarma con la que los medios nos distrajeron ayer fue lo de Lituania. Putin se dijo vamos a hacer una prueba fuerte contra la OTAN y con repercusión ahora que están esos dos pringados reunidos con la prensa en una base militar, el presidente de España y el de Lituania, que esos tienen menos influencia que un pedrusco. Y les dio el susto, el chuletón imbatible en unos segundos se les indigestó a ambos. ¿A qué viene rodear a Rusia de armamento amenazador? ¿No había dejado de ser la mala y la amenaza del orbe? Sí, pero, sin crear enemigos, ¿qué sentido tienen los caballeros que mandan en mi mundo? El sentido lo vimos ayer con nuestros aviones, en el fondo fue un gozo para el menchevique Sánchez, le debe un chuletón al bolchevique Putin cuando pase el apocalíptico pico de calor.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla