miércoles, 22 septiembre 2021
08:15
, última actualización
Desde la espadaña

El empoderamiento de Juan

Contra las pugnas políticas, Sevilla debe seguir librando batallas para mejorar sus aspectos más tangibles, aunque muchos la utilizan para un fin propio

Image
30 jun 2021 / 08:11 h - Actualizado: 30 jun 2021 / 08:13 h.
"PSOE","Desde la espadaña","Susana Díaz","Juan Espadas"
  • El empoderamiento de Juan

La transición del socialismo andaluz con su nuevo líder Juan Espadas hace que en Sevilla - que no en el resto de las provincias andaluzas- nos preguntemos qué puñetas representamos en la vida andaluza y nacional. Ya fue histórico aquel mapa de las elecciones nacionales donde Sevilla fue el único punto rojo en una España dominada por el color azul. Pero a partir de ahora, nuestro hito histórico pasará por ser una ciudad sin timón cuyo barco sevillano no lo dirige nadie y la sentina está cada vez más llena. Este Juan alcalde de mirada llana, bonachón y sin aristas al que poder agarrarse en caso de conflicto ha jugado literalmente al escapismo y, desde hace bastantes meses, ha guardado a Sevilla en un cajón y ha sacado la vara verde para poner orden en las filas socialistas. Así, las portadas de este alcalde/secretario general/candidato a la Junta de Andalucía son diarias en toda la prensa local y nacional pero siempre por temas ajenos a Sevilla.

Porque este alcalde que le gusta vestir sus pantalones de pitillo quiere primero reorganizar a su gusto toda la tropa socialista -vaya tropa- y Sevilla......ya se verá; ha llegado el momento del empoderamiento socialista andaluz. Dicen las críticas que la ópera Carmen recreada en estos días en el Maestranza de Sevilla era para devolverle la entrada al espectador porque pagar para adaptaciones LOGSE y sucedáneos no tiene mucho futuro además de quedar chabacano y hortera. ¿Pasará esto con Sevilla ahora que el alcalde se ha convertido en la Santa Trinidad como alcalde, secretario general y candidato a la Junta de Andalucía?

El candidato Juan no quiere perder ni un sólo minuto con su nuevo cetro porque la hegemonía de la trianera Díaz ha sido bastante profunda durante años en todos los estamentos del socialismo andaluz. Por eso, cuando el designio digital del presidente Sánchez se orientó al alcalde sevillano, se puso en marcha la maquinaria para llevar a cabo la escabechina que se aproxima a corto plazo. Hacía tanto tiempo que Sánchez y Gómez de Celis esperaban este momento que al alcalde sevillano le han entregado, en vez de un pendrive con la hoja de ruta, un papiro enrollado, ligero y frágil que se guardaba en los anaqueles de un sanchista sevillano encargado de horadar el terreno. Sin embargo, ya saben ustedes que en un papiro igual cabe el evangelio que una tragicomedia griega y creo que los tiros irán por esto último. Por eso, San Judas Tadeo, Santo de las causas perdidas está recibiendo peticiones suplicatorias de todos estos, estas o “éstes” que fueron impuestos en la lista municipal o en el organigrama del Consistorio por la ex marquesa del Tardón al alcalde sevillano. Es hora de que todos ellos vayan siendo eliminados -políticamente hablando- como esas hojas de la impresora que desechamos por sucias e inútiles y no duden que la primera será Susana Díaz con un puesto en el Senado español (ahí la llevas con un lazo rojo Presidente Sánchez). Porque abandonar la ciudad mientras se intenta hacer la foto de la tortilla del siglo XXI es tener el rostro como las tablillas de adobe y lo que puede desconocer este alcalde es que el adobe es ligero, barato pero muy quebradizo con las elecciones municipales a la vuelta de la esquina.

A partir de ahora veremos un alcalde sevillano como apéndice del gobierno central pues el pago en especias debe llegar siempre y la lealtad es lo último que debe perderse. De momento ya van dos justificaciones: los indultos a los políticos presos catalanes por saltarse la Constitución y la retirada de las mascarillas. Por el contrario -y eso afirman las últimas encuestas- el sevillano asegura que Sevilla queda más abandonada y abonada a la especulación del sucesor papal. Mal haríamos los sevillanos en dedicarnos a tomar botellines mientras la ciudad no reivindica su propia iniciativa y no quedarse como mera espectadora mientras se resuelven las cuitas del socialismo andaluz que, a la postre, afectará y mucho a la vida de la ciudad. Asumamos la idea de que a los regidores se les debe exigir transparencia en sus actos presentes y futuros, aunque tal reclamación nos lleve al escándalo y a la queja.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla