Menú
Intrusos

El fútbol no tiene memoria

Image
08 sep 2022 / 04:30 h - Actualizado: 08 sep 2022 / 04:30 h.
"Intrusos"
  • El fútbol no tiene memoria

TAGS:

Es algo que se ha dicho muchas veces y que pocas veces se recuerda –sobre todo cuando va bien-. Tiempos de gloria los que ha vivido el Sevilla FC tiempo atrás y que no debe olvidar jamás, éxitos locales, éxitos europeos, se cantaban las excelencias del equipo de Nervión no exento de palmeros que agigantaban los éxitos logrados más allá de la dimensión y trascendencia que tenía, pero entraba dentro de una lógica.

En la otra acera, en la del Real Betis, se observaba al vecino, con un punto extraño de admiración, sana envidia –en otros casos no tan sana- y ejemplo de cómo hacer las cosas, sobre todo si se miraba hacia dentro y se veía como a la casa en verdiblanco le faltaban muchos pilares aun por tener –en todas las áreas-.

El tiempo va pasando, cada cual hace las cosas como cree mejor y como es más positiva –a su entender- y llegan los cambios, las ventas, los fichajes, el “mago” Monchi haciendo de las suyas, comprando muy barato y vendiendo muy caro, creciendo, construyendo el futuro.

El verdiblanco fichando lo que se podía, al alcance económico y con estrecheces, peleando las medianías de la tabla que siempre era mejor que luchar en los sótanos de la clasificación.

Pero todo en la vida tiene ciclos, muchos amigos me decían “el año que se equivoque Monchi las vamos a pasar moradas” pero, lo cierto, que con sus errores y sus aciertos, eso no llegaba.

En frente se comenzaban a hacer las cosas bien, se salía de un control administrativo, llegaban hombres de empresa que daban estructura y lógica al fútbol en Heliópolis, se comenzaba a vender caro y fichar barato, a sacar rendimiento a los fichajes y teniendo cerca a la cantera. Los éxitos no llegaron pronto pero llegaron: clasificaciones para Europa, Copa del Rey...

Pero siempre hay nubes en el horizonte y los problemas llegan de muchas formas: en verdiblanco con una mala previsión de ingresos –confiando en plusvalías- que derivaron a que el estrecho límite salarial impuesto por la Liga ahogara a los rectores del Betis. Buscaron fórmulas para no tirar de “palancas” que hipotecaran el futuro del club –como lo ha hipotecado el FC Barcelona y cuyas consecuencias puede ser nefastas- y se salvó la situación “in extremis”. Humildad para reconocer los errores que han tenido públicamente.

¿La planificación? Correcta, vender a un jugador para apenas sacarle rendimiento y tener que buscar a otro en el mercado que te cueste lo que no tienes y con un límite salarial rebasado era poco menos que una idiotez, por ello la decisión fue la más acertada: mantener bloque y en 2023 Dios y Cordón dirán.

Ahora se comienzan a poner las bases para que no suceda de nuevo sabiendo que en Junio de 2023 saldrán pesos pesados del conjunto de Heliópolis –por edad- liberando fichas importantes y permitiendo que se incorporen piezas deseadas y deseosas de llegar... Pero los problemas hay que solucionarlos perdiéndole el miedo a la “intimidante” ampliación de capital que es lo más lógico junto con otras fórmulas de saneamiento, que no se vuelva a repetir.

En Nervión es más preocupante, pasaba por el estadio tras el encuentro con el Manchester City y algunos le gritaban a Lopetegui “¡Vete ya bético!”, eso hacía tiempo que no lo escuchaba. Críticas a Castro, Monchi, al equipo. Obviamente el Sevilla no está bien., no ha comenzado bien y presenta debilidades evidentes –no sólo en defensa- pero también es cierto que el motor nervionense le cuesta arrancar todos los años, tal vez este sea un tanto más retardado pero, a buen seguro, carburará pues calidad hay, sólo hay que tener paciencia allá donde –cierto es- se está dejando muchos puntos atrás y paciencia es lo que no se tiene en fútbol y acaba “guillotinando” al entrenador...

Hablando con personas muy enteradas en rojiblanco me decían: “El problema no sólo es de planificación y de ventas o fichajes, el problema es la guerra interna que se traen por el control del club” y analizando todo compruebo como puede tener más de cierto que de rumor.

El fútbol, en suma, no tiene memoria, se vive el presente, no importan el pasado, atrás queda la Copa del Rey o las Europa League, las palmaditas en la espalda y los palmeros. Importa el hoy, el ya, el momento actual y más vale hacer las cosas bien siempre y sentar bases sólidas que parchear en un mañana y más en una temporada tan atípica como la presente, esta que compra un mundial en diciembre por dinero y por intereses.


Empleo en Sevilla Más seguros Edictos