miércoles, 13 noviembre 2019
10:54
, última actualización
La Tostá

El gallinero

Manuel Bohórquez @BohorquezCas /
08 nov 2019 / 08:30 h - Actualizado: 08 nov 2019 / 08:37 h.
  • Foto: Europa Press
    Foto: Europa Press

Cuando se dice que si las mujeres ocuparan todos los puestos de responsabilidad política y empresarial en España nos iría mucho mejor, siempre suelo estar de acuerdo. Sin embargo, después del debate de anoche en La Sexta empiezo a tener dudas de que todo fuera distinto. El nivel es el que es, pero se interrumpieron mucho, se sacaron las uñas y algunas no acabaron tirándose de los pelos porque Ana Pastor fue hábil y no metió los tanques en el plató. Pero hay que reconocer que todas iban bien preparadas y que el debate tuvo momentos de interés, desde luego más vivo que el de los machos ibéricos del pasado lunes, con más contenido y mejor ritmo. Me sorprendió lo poco que habló Rocío Monasterio, la representante de Vox, como si le hubieran dicho que tuviese cuidado con meter la pata en algo, que estamos a tres días de las elecciones. Porque uno de los problemas del partido de Santiago Abascal es que tienen la lengua muy larga, y si no se lo creen sigan de cerca al señor Ortega Smith, que cada vez que habla sube el pan. Me llamó la atención lo poco que se pelearon las dos Monteros, la de Unidas Podemos y la del Partido Socialista, lo cual puede ser una señal porque ambos partidos se van a tener que entender sí el próximo lunes. En cambio, las tres grandes gallinas del corral, Ana Pastor, Arrimadas y Monasterio se agarraron fuerte en algunos momentos, aunque no llegaron a faltarse el respeto. Irene Montero es igual de repetitiva que su compañero Pablo Iglesias. Por ejemplo, con lo de la empresa energética de titularidad pública y los 60.000 millones que tiene devolver la banca española. También con el feminismo y el ecologismo. ¿Quién ganó? Todas, claro, aunque fue Arrimadas la más destacada y la Montero socialista la más hábil esquivando zarpazos.


  • 1