Menú
miércoles, 28 septiembre 2022
La vida del revés

El ‘Macaranazo’ en Andalucía puede ser muchas cosas

Image
12 may 2022 / 16:54 h - Actualizado: 12 may 2022 / 17:11 h.
"Opinión","Vox","La vida del revés","Política","Elecciones andaluzas 2022","Macarena Olona"
  • El ‘Macaranazo’ en Andalucía puede ser muchas cosas

Si algo le ha funcionado bien a Vox, durante los últimos años, es su intensa y extensa actividad en redes sociales. Aprendieron bien la lección y la aplican de maravilla llamando mucho la atención de propios y extraños, de posibles votantes y de los que se rasgan las vestiduras al comprobar que el número de votantes que introducen la papeleta de Vox en las urnas crece sin parar; utilizando estereotipos, mensajes falsos aunque muy redondos al más puro estilo de Trump, proclamas populistas y facilonas que impactan en el miedo y la preocupación de miles de personas que desean creer todo lo que les dicen y les aporta un punto de esperanza ante el futuro. Mucho de lo que dice Vox se puede contestar rápido y con facilidad, pero la repetición convierte lo falso o lo dudoso en una verdad absoluta y en un mantra que se repite aquí y allá. Gracias a las redes sociales el crecimiento de Vox ha sido apabullante. Decir que los inmigrantes son el problema de nuestro mercado laboral (en realidad es la única forma de mejorarlo y de mantener su estructura en pie), o que los hombres también somos víctimas de asesinatos llevados a cabo por las mujeres (lo proporción es de 1000 a 1, pero lo dices y algo queda), o que es preferible que tu hijo se muera antes de tener un gay en casa (esto lo han dicho personas vinculadas a Vox les guste o no les guste), es soltar un bombazo y muchos notan sus efectos. Luego pones a un hombre negro en las listas electorales y a un gay, y aquí no ha pasado nada. Se habla mucho de Vox, de sus candidatos y de sus periferias en la Internet y eso, hoy en día, es un tesoro.

Macarena Olona es una mujer bien preparada. Ha estudiado, ha construido un discurso coherente (aunque muy discutible, no tiene grieta alguna, es macizo), su verbo puede llegar a ser exquisito... Pero, como todos, tiene una familia, un pasado y una buena mochila llena de miserias (que no es momento de analizar aunque es un tema de lo más jugoso). Como todos los demás. Así que vender la imagen impoluta de esta mujer (como la de cualquier otro político) es arriesgado y creer lo que escuchas sobre una candidata (incluida Olona) en un acto de fe. Macarena Olona es radical en sus planteamientos y logra sacar petróleo de los errores ajenos. Huele la sangre y se lanza con ferocidad dialéctica contra el adversario. Lo hace muy bien aunque la crispación sea monumental. Es capaz de convertir un debate en una especie de batalla campal que descompone a todos.

De momento, lo que sabemos de Macarena Olona es eso. De su capacidad de gestión y de gobierno nadie puede decir una sola palabra. No hay datos. Tiene gancho entre los votantes. Y seguiremos sin conocer sus capacidades políticas ocupando puestos en el Gobierno andaluz. Creo que no habrá oportunidad. Es muy posible que Juanma Moreno Bonilla obtenga un resultado que le permita gobernar en solitario, bien por sumar mayoría absoluta, bien por la posible abstención de los partidos de izquierda que no quieren ver a Vox ocupando una vicepresidencia o algunas consejerías.

Macarena Olona es una mujer preparada como ya he apuntado, de talla intelectual poderosa. Macarena Olona, además, tiene una ventaja muy importante en este panorama político que tenemos: si se le compara con las ministras de Podemos que siguen en el Gobierno de España, casi da la risa. Lo de Irene Montero y Ione Belarra podría ser motivo de estudio. Nunca antes un ministro había causado tantos problemas ni había dicho tantas tonterías. Frente al discurso potente y ordenado de Olona encontramos fanatismo y sectarismo en los de las ministras de Podemos. Eso sí, el discurso es una cosa y el contenido otra. El populismo de Olona es tan profundo como el del propio Abascal. Vox vive de la idea pequeña e inexacta que genera pasiones entre los más descreídos, miedosos y defensores de eso que llaman patria (confunden el patriotismo con un nacionalismo español peligroso y siniestro).

¿Se producirá el ‘Macarenazo’ famoso? No. Y será divertido comprobar lo que tardará la señora Olona en decidir si se queda o se vuelve a Madrid. Renunciar a su escaño en Andalucía es una opción posible y bastante probable si las urnas no ofrecen resultados esperados. Va a tener muy difícil formar un Gobierno de coalición con el PP. Ya veremos si el ‘Macarenazo’ no consiste en una huida tras no conseguir objetivos en las elecciones. Tal vez el ‘Macarenazo’ sea obtener un resultado corto que ponga en evidencia muchas cosas de Vox; quizás el ‘Macarenazo’ sea descubrir que Olona se ha preocupado por Andalucía y los andaluces poco o nada durante los últimos años y que cree que ir a la Feria de Sevilla y a los toros te convierte en andaluz de pro. No se pueden repartir carnés de andaluz, pero tampoco te puedes apuntar a un carro que no conoces ni te interesa más allá de las elecciones.

Ya veremos. La campaña será larga y los resultados nadie los puede intuir por más encuestas que se hagan. Falta mucho para que Macarena Olona tenga que enseñar lo que es para que todos sepamos qué es esto del ‘Macarenazo’.


Empleo en Sevilla Más seguros Edictos