sábado, 15 mayo 2021
04:39
, última actualización
La Tostá

El mar verde de David de Arahal

Image
Manuel Bohórquez @BohorquezCas
16 feb 2021 / 08:40 h - Actualizado: 16 feb 2021 / 08:57 h.
"Triana","Flamenco","La Tostá"
  • El mar verde de David de Arahal

Uno puede estar orgulloso de muchas cosas, pero personalmente me siento muy orgulloso de que Arahal, mi pueblo, tenga un guitarrista como David Rodríguez, quien estos días está presentando Campanas de la Victoria, como adelanto de lo que será su primera obra guitarrística, Mar verde. No me suelo entusiasmar con los niños que hacen flamenco, pero con David fue distinto porque la primera vez que lo escuché, siendo un chiquillo de 10 o 12 años, supe que iba a ser un guitarrista especial. Tenía entonces una pulsación débil pero ya creaba y sorprendía a veces con falsetas suyas o con intención de hacerlas suyas. Le escuché una rondeña y me dije, bueno, pero si este niño va a codearse con la historia, con Paco el Barbero y Ramón Montoya. Lo llevé a El Arquillo, el programa flamenco de la televisión de El Correo, cuando aún era un proyecto de guitarrista. Pero ya no es ningún proyecto sino una realidad, un señor músico que es capaz de atreverse a hacer lo que va a hacer, con 20 años. Mar verde puede ser una bomba musical y me chifla el nombre del cedé porque desde niño veía los olivares de Arahal precisamente como un mar verde, cuando no conocía el mar. Cuando Antonio Mairena decía que la pureza era el sabor al paisaje, se refería a cuando identificamos a un cantaor de Utrera o a una cantaora de Triana: por el sabor al paisaje. Y David, que desde niño comenzó a vivir con intensidad las fiestas flamencas de Arahal en la peña flamenca Pastora Pavón, Los Cabales o La Truja, sabe a su pueblo, al paisaje, al mar verde que quiere que el mundo conozca no solo por el aceite de oliva de manzanilla o la aceituna de mesa, sino por el pellizco flamenco, la esencia que dejaron en ese pueblo los antepasados de la Niña de los Peines, el Rubicano, Antonio el Mono y decenas de grandes aficionados. Técnicamente, David de Arahal es un prodigio, pero emocionalmente, el chaval es admirable porque transmite de una manera impropia para los de su edad. Y eso lo hará grande y Arahal tendrá a un guitarrista y compositor en la cúspide de lo jondo. Y este crítico se emocionará cada vez que lo escuche tocar.


Edictos en El Correo de Andalucía