jueves, 22 abril 2021
20:54
, última actualización
La Tostá

El numerito de Iglesias en Coslada

Image
Manuel Bohórquez @BohorquezCas
31 mar 2021 / 09:43 h - Actualizado: 31 mar 2021 / 11:03 h.
"La Tostá"
  • El numerito de Iglesias en Coslada

TAGS:

No me creo el numerito de Pablo Iglesias y los radicales de ayer en Coslada. Es más, esto no ha empezado todavía y nos quedan que ver muchos numeritos del ya exvicepresidente del Gobierno. Cuatro descerebrados de ideología ultraderechista increparon al líder de Podemos en la calle y éste se fue hacia ellos como para liarse a pescozones, pero solo se hizo la foto y se dejó grabar por las cámaras que le seguían. Puro teatro. La prensa afín lo presentó enseguida como un gesto de hombría: Iglesias contra el nazismo, ataque fascista, etc. ¡Pero si había más guardaespaldas que nazis! Esto al lado del célebre escrache a Cristina Cifuentes por parte de podemitas fue una chiquillada, pero en las redes se vendió como si el jefe de la tribu se hubiera enfrentado solo a Hitler y Musolini. Tenía toda la pinta de ser algo preparado, porque alguien que hasta ayer mismo era exvicepresidente del Gobierno de España no puede enfrentarse a cuatro colgados en plena calle porque le llamen “casta” a mano alzada. Imaginen que hubieran llegado a las manos, la de votos que le darían el día 4 de mayo. Porque Iglesias ha dejado la mamela para eso, para luchar solo contra “el fascismo” y va a necesitar muchos sainetes como el de ayer para que su partido no desaparezca del todo. Porque este es el verdadero motivo de que haya querido ser el candidato: que Podemos no se hunda del todo en estas elecciones, lo que significaría su muerte política, si no está muerto ya. Estén preparados para cualquier cosa porque Iglesias acude a estas elecciones sin programa, solo para salvarnos de nazis tan peligrosos como los de ayer en Coslada, que casi se mean en los pantalones cuando vieron que se iba hacía ellos, chaqueta en mano y la coleta erizada, el camorrista de Vallecas. Unas elecciones deberían ser siempre la fiesta de la democracia y no una pelea barriobajera, que es lo que ya están siendo estas de la Comunidad de Madrid y todavía no estamos oficialmente en campaña electoral. Bueno, Jesús Cintora y Antonio Maestre ya se han remangado.


Edictos en El Correo de Andalucía