domingo, 17 noviembre 2019
00:12
, última actualización

El paracaidista, la farola y la idiotez

14 oct 2019 / 07:54 h - Actualizado: 14 oct 2019 / 08:11 h.
  • Fotografía: EFE
    Fotografía: EFE

Me inquieta vivir en una sociedad en la que un accidente se convierte en motivo de burla, de ataque a todo el sistema democrático español. Me inquieta que una pandilla de bobos critiquen lo que son y lo que representan nuestras Fuerzas Armadas y las tachen de ser un cáncer social y un peligro cuando, en realidad, están presentes en nuestro país con el fin de salvaguardar la paz en nuestro territorio. Si se produjera un conflicto serio con cualquier otro país, todos los militares españoles serían los encargados de cuidar de nosotros y nuestros intereses (también ese paracaidista que el pasado 12 de octubre tuvo la mala fortuna de quedar enganchado en una farola del Paseo de la Castellana madrileño), cuidarían de todos incluidos los que reniegan del ejército español. Ya me gustaría ver a todos estos que ladran tanto en un momento delicado.

Uno de los lugares dónde mayor movimiento en redes sociales ha habido a raíz del accidente del militar paracaidista (mofándose) ha sido en Cataluña. Habrá que suponer que los que hacían comentarios insultantes no vieron afectados sus intereses en los últimos incendios en los que participó la UME (Unidad Militar de Emergencias). Seguro que todos aquellos que han visto llegar esa misma unidad a sus pueblos para ayudar a paliar los efectos de las riadas no han puesto mensajitos y no les parece ni medio gracioso ver un accidente en directo.

Las Fuerzas Armadas españolas velan por los intereses de España y de los españoles. Además, ayudan de forma constante en misiones internacionales. Le gustará más o menos a, por ejemplo, Pablo Iglesias (no asistió al desfile del pasado 12 de octubre. No sabemos si porque le dio vergüenza o porque carece de ella); pero la función del ejército español es la que es.

Existen españoles dispuestos a tener un minuto de gloria en las redes sociales diciendo idioteces sobre asuntos que deberían tratarse con educación, respeto y prudencia. También los hay que creen ser muy valientes por decir chorradas a los amiguitos de internet. Y me inquieta vivir en un país en el que no son pocos los que ni se sienten españoles ni creen que merezca la pena nada de lo que tiene que ver con España. Me inquieta y me entristece.


  • 1