sábado, 19 junio 2021
23:21
, última actualización
La Tostá

El Pele en el Potaje de Utrera

Image
Manuel Bohórquez @BohorquezCas
09 jun 2021 / 08:00 h - Actualizado: 09 jun 2021 / 08:03 h.
"Flamenco","La Tostá"
  • El Pele.
    El Pele.

La buena noticia es que este año haya Potaje Gitano de Utrera, el sábado 26 de junio. Luego hay otra buena noticia, la de que esta edición, la LXV, esté dedicada al cantaor cordobés Manuel Moreno Maya El Pele, posiblemente el artista flamenco más genial y desconcertante de las últimas décadas. Será un verano de homenajes: Manuel Morao en Coria del Río, Antonio Canales en Arahal y el Pele en Utrera, entre otros reconocimientos a veteranos artistas del cante, el baile y el toque.

El Pele canta desde niño y fue El Cordobés, el torero de Palma del Río, quien le puso el remoquete artístico. Era una especie de niño prodigio del cante, que ya entonces no cantaba con la lección aprendida sino por intuición y con pinceladas geniales. “Tenía un viejo dentro”, me dijo un día Enrique Morente, que lo apreciaba mucho. Viví con los dos una noche de juerga en Sevilla y comprobé que se admiraban mutuamente, como no podía ser menos al tratarse de dos fenómenos.

A pesar de cantar desde niño, el Pele tardó en dar el pelotazo discográfico. Lo dio con La fuente de lo jondo (Pasarela, 1986), y ahí estaban ya Isidro Sanlúcar y Vicente Amigo, la clave de su éxito. Este álbum contenía ocho cantes que impactaron porque eran una mixtura de clasicismo y vanguardia. Si no es por esta obra, que apareció en un buen momento, los ochenta, seguramente se hubiera quedado en Córdoba, como tantos otros buenos cantaores, a pesar de sus grandes condiciones.

A partir de ese álbum todo fue sobre ruedas y tenía mérito que hubiera sido capaz de hacerse una gran figura estando vivos y en forma genios como Lebrijano, Morente y Camarón. Parecía imposible que alguien pudiera meter la cabeza entre tres grandes maestros, y el cordobés lo hizo. Llegó a tener más popularidad que los tres juntos, y eso avivó la llama del cante. Fui testigo cómo Quincy Jones, el cantante norteamericano, se volvió loco con él en el Festival de Jazz de Montreux, de Suiza.

Habrá que estar en Utrera con el maestro de Córdoba, por celebrar la vuelta del primero de los festivales de España y por apoyar a un cantaor que nos ha brindado tantos momentos memorables.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla