jueves, 05 diciembre 2019
22:13
, última actualización
La Tostá

El poder enfermó a Sánchez

Manuel Bohórquez @BohorquezCas /
13 nov 2019 / 08:06 h - Actualizado: 13 nov 2019 / 08:09 h.
  • El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez y el líder de Podemos, Pablo Iglesias. / Europa Press
    El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez y el líder de Podemos, Pablo Iglesias. / Europa Press

Lo malo no es que Pedro Sánchez haya decidido formar un gobierno con Pablo Iglesias, porque no le queda otra si quiere seguir en la poltrona, sino sus increíbles cambios de criterio. Como comprenderán, un político así no es de fiar. Ves el abrazo con Iglesias y se te revuelve el estómago. Después de ver esa escena, sinceramente, entre los dos grandes cínicos de la política española, se duerme mucho peor. Antes era él quien no dormía bien solo de pensar que tendría que verlo sentado en el Consejo de Ministros. Pero los que no vamos a poder dormir bien somos los ciudadanos, porque estos dos tienen mucho peligro. Tiren de videoteca y lo comprobarán, aunque lo saben de sobra. Claro que, luego, ves esos diez acuerdos que han firmado y piensas que, bueno, esto puede funcionar y dentro de cuatro años vamos a tener un país modélico, con el problema de Cataluña resuelto, el paro reducido a cifras europeas, la igualdad hecha realidad, la educación por las nubes de la efectividad y el Betis como campeón de la Liga. ¿De verdad que hay quienes creen ya en que van a hacer todo lo que han firmado en el papelito? ¿Recuerdan todo lo que prometió Sánchez hace solo meses? Pues eso, que andamos mal de espacio para enumerar sus promesas no cumplidas. Sánchez es un mentiroso compulsivo al que el poder ha enfermado de una manera increíble. Y si va a ser capaz de meter en el Gobierno a un sujeto como Iglesias, es capaz de cualquier cosa. Capaz, capataz y amo de la finca. Y que no lo dude Sánchez ni un segundo: Iglesias acabará con él porque es su obsesión desde hace mucho tiempo. Ya dentro, con poder y herramientas, se lo comerá con patatas en seis meses porque es mucho mejor político que él.


  • 1