lunes, 29 noviembre 2021
01:25
, última actualización
La Tostá

El Rastas se atrinchera

Image
Manuel Bohórquez @BohorquezCas
22 oct 2021 / 07:24 h - Actualizado: 22 oct 2021 / 07:26 h.
"La Tostá"
  • El ex secretario de Organización y diputado de Unidas Podemos Alberto Rodríguez en la Comisión de Derechos Sociales y Políticas Integrales de la Discapacidad. Eduardo Parra / Europa Press
    El ex secretario de Organización y diputado de Unidas Podemos Alberto Rodríguez en la Comisión de Derechos Sociales y Políticas Integrales de la Discapacidad. Eduardo Parra / Europa Press

TAGS:

Un país cuyo parlamento no acata una sentencia del Supremo, en el caso del diputado podemita Alberto Rodríguez Rodríguez, conocido simpáticamente con el remoquete artístico de El Rastas, es un país de segunda división tirando a bananero. Sí, el canario es un artista. Es buen chico, dicen, pero pateó a un policía y ha sido condenado, luego ya tendría que haberse ido a su casa porque la condena lo inhabilita para estar en el Parlamento, donde no cabe un señor que patea a un representante de las Fuerzas de Seguridad del Estado. Que no vaya a ir a la cárcel no anula la inhabilitación. ¿Se imaginan que fuera un diputado del PP, Vox o Ciudadanos? Ferreras se daría un atracón de cumplimiento de la Ley y Antonio Maestre echaría fuego bolchevique por la boca. Pero El Rastas es de Unidas Podemos, ese partido que vino a acabar con la casta y a regenerar la política española. Irene Montero, la ministra de Igualdad, contrata a Isa Serra como asesora de su ministerio -otra a la que no le caen bien los policías-, y la presidenta del Congreso, la señora Batet, desobedece al Supremo, como si fuéramos un país de pacotilla. Encima le pregunta que aclare si tiene que quitar el escaño a Rodríguez, cuando es ella la que se tiene que aclarar.

Tengo un problema con esta izquierda, que debería dar ejemplo y demostrar que, como dijeron cuando querían mandar, venían de verdad a llevar a cabo otra manera de hacer política. No me he hecho de derechas, es que esta izquierda me ha defraudado del todo y por eso soy tan crítico con ella, porque la he votado toda mi vida. El diputado Rodríguez tendría que haberse ido ya, dando ejemplo, pero se ha atrincherado porque no quiere soltar la mamela. Lo hará hoy o el lunes, seguramente, pero ya no será lo mismo y ha perdido una buena oportunidad de demostrar que era verdad aquello que dijeron sobre la regeneración política. ¿Desobedeciendo a la Justicia? Nada menos que al Tribunal Supremo. Pues sí, esta gente tiene su propia manera de interpretar la Justicia y el Código Penal. Echenique calificó ayer de “aberración jurídica” la sentencia del Supremo contra el diputado canario. Dijo el tío que “es impropia de una democracia”, sin ponerse colorado. Para dejárselo al Múo de Jerez, que le llama “Ichiniqui”. Madre de Dios, qué tropa.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla