lunes, 11 noviembre 2019
19:01
, última actualización
La Tostá

El sur pierde el norte

Manuel Bohórquez @BohorquezCas /
14 jul 2019 / 10:31 h - Actualizado: 14 jul 2019 / 11:32 h.
  • El sur pierde el norte

Recuerdo que hace unos años vinieron de visita a Andalucía unos cuantos de aquellos niños de la Guerra Civil de 1936 que acabaron en Rusia. Hablé con uno de ellos y me dijo que regresaba escandalizado, sobre todo por los contenidos de las televisiones que pudo ver, entre ellas Canal Sur, la que llaman La Nuestra para hacernos partícipes de la chabacanería de una manera oficial. Se refería no solo a la basura sino a la selección de las películas, la mayoría de ellas de contenido violento, con sangre, tiros, voladuras de coches y violaciones masivas. “Pero ustedes ven una televisión que adoctrina”, le dije, y me aclaró que no hay peor adoctrinamiento negativo que el de la violencia a través de la televisión porque la mete en millones de hogares. Últimamente veo bastante la televisión porque no puedo pasear por el campo ni ir de compras y me acuerdo bastante de aquel buen hombre que era ya un ruso muy ruso y con un sentido de la cultura bien desarrollado. No le interesaban muchas cosas de Andalucía, solo el cante jondo y no todo, algo Antonio Mairena, la Niña de los Peines y Paco de Lucía. Era un lector empedernido que leía mucho a Gorki, Gógol, Bakunin y Bábel, además de a los grandes clásicos más conocidos como Tolstoi y Chéjov. Algo contradictorio, creo. De los españoles, poetas como Antonio Machado y Miguel Hernández. Era un andaluz que había perdido bastante el sur, que no el norte, y le daba vergüenza la televisión andaluza, esos programas en los que hacen partícipes, en plató, a personas que no saben ni hablar y que se ríen con los caducos chistes de humoristas también medio analfabetos o los comentarios de Juan y Medio. Es tan rica Andalucía en personajes con historia y una tierra tan grande e importante, que merecería otra televisión y mejores medios de comunicación en general. Se ve que interesa poco la Cultura, así, con mayúscula, porque de otra manera no hubiéramos tenido cuarenta años en el poder al Partido Socialista, cuyos dirigentes hablan ahora de retroceso porque gobiernan en la Junta otras ideologías, por lo que se ve muy nocivas para casi todo. Perder el norte es perder la razón, desorientarse, no saber muy bien dónde se está, que es lo que le ha pasado a Andalucía. Y perder el sur, un desastre. Hay ventanas a las que hay que asomarse poco, y la de la televisión en general, pero sobre todo la andaluza, debería estar tabicada.


  • 1