martes, 20 abril 2021
04:00
, última actualización
Los medios y los días

El virus se cachondea de nosotros

Image
26 ene 2021 / 04:00 h - Actualizado: 26 ene 2021 / 04:00 h.
"Sanidad","Solidaridad","Vacunas","Ejército","Cáncer","Guardia Civil","Laboratorios","Los medios y los días","Elecciones"
  • Sanitarios realizando tests de RT-PCR. / E.P.
    Sanitarios realizando tests de RT-PCR. / E.P.

Dice por ahí un entendido que este virus es listísimo, más de lo que se pensaba. Tampoco le hace falta tanta listeza porque la especie en la que vive y de la que vive se lo está poniendo a huevo. Menuda solidaridad tenemos entre nosotros, los políticos miran por los votos, son esclavos de ellos, los poseen, han tomado posesión de sus almas, y la paradoja es que cuando hay elecciones no hay votantes y puede que al final, si salen vivos los que aspiran a una poltrona, a lo peor no tienen a nadie contra quien mandar ya que o nos hemos muerto o estamos muy malitos como para echarles cuenta. Creo que por eso se vacunan, porque creen que van a seguir gobernando a los supervivientes que les dirán un día: “¿Oigan, pero a quién narices representan ustedes si la gente estaba en sus casas o enferma cuando convocaron elecciones?”.

Se tienen que vacunar las personas que llevan esta catástrofe pero los que la llevan: los sanitarios, los soldados, la policía, la guardia civil, todos sus mandos, los científicos que son nuestra verdadera esperanza y los pocos políticos que valen la pena, los alcaldes de a pie que están junto a su pueblo, los servidores públicos como los encargados de la limpieza o los empresarios y empleados que nos sirven nuestras necesidades básicas. Pero esta clase política inmadura y oportunista con la mascarilla y los dos metros va bien pagada hasta que le toque el pinchazo.

De modo que unos se pinchan cuando no deben, otros siguen con sus fiestas de mierda como si no pasara nada, otros piden exámenes online por si así aprueban, otros prometen un número de vacunas pero ahora resulta que no pueden fabricar tantas... El virus estará muerto de risa, mutando a sus anchas y los laboratorios seguirán diciendo que sus vacunas tienen previsto actuar contra tales mutaciones -qué listos, se anticipan al “pensamiento” del virus- y los gobiernos y la UE amenazan con acciones legales contra las multinacionales de la salud. ¿Qué acciones legales, criaturitas? Ellos, los fabricantes, son los que mandan, tienen un ejército de abogados y un sinfín de argumentos, empezando por las jeringas y las agujas que no valen para las vacunas que sirven las megaempresas o eso afirman. Ya habéis pagado, ahora, ¿qué vais a hacer? ¿Cerrarles las fábricas? Echarán trabajadores a la calle y será peor el remedio que la enfermedad. ¿Multas? Las pagarán con gusto, el dinero que les disteis les sale por las orejas. Dinero de todos nosotros, los paganos jodidos.

Dicen que la Covid 19 empezó en China y en China siguen cerrando lugares a pesar de que la cosa parece que iba bien y que tienen controlados a los habitantes con las tecnologías. Los países libres están jodidos, Israel vacuna a toda marcha pero es que son pocos habitantes. Aquí en España hemos cerrado el grifo de las vacunas cuando había días de fiesta, los hospitales están a rebosar pero no echamos mano del ejército, ¿será para que no se molesten en Cataluña y Euskadi? Tampoco de la sanidad privada ni de toda persona que sepa poner una inyección. No hay guerra clásica pero el efecto en la infraestructura sanitaria comienza a parecerse al de una guerra. Una conocida mía tenía un cáncer de útero, la operaron, algo de UCI y a casa de inmediato cuando la operación se prolongó durante seis horas. En su casa está sufriendo, más que quienes están recluidos por infección del virus que ha descubierto Jauja el tío y se está poniendo las botas porque no para ni con viento ni con calor ni con frío. Claro, ¿dónde iba a encontrar una especie tan canalla con ella misma como la nuestra?


Edictos en El Correo de Andalucía