miércoles, 21 abril 2021
05:36
, última actualización

En honor al HONOR

Image
12 ene 2020 / 05:00 h - Actualizado: 12 ene 2020 / 05:00 h.
$hmKeywords_Schema
  • En honor al HONOR

Dignidad, respeto, decencia son algunas cualidades que quedan descritas en el concepto de "HONOR". El HONOR es artesano, esto es, no es un producto que puedas adquirir por un cierto precio (creer que se puede, sería de necios), el HONOR se construye a diario, llenando el calendario de actos buenos, necesarios, constructivos; poniendo en práctica en la cotidianidad el espíritu comprensivo para tender puentes que procuren un entendimiento coherente porque, en esta vida, no estamos solos, necesitamos de la gente (y ellos de nosotros) por lo que resulta inteligente hacer ejercicios cotidianos de empatía y generosidad, si es que a nuestros objetivos queremos llegar; el HONOR es artesano porque nace del horno más humano: del carácter, del corazón, de los principios (garantes de la razón), ellos son los que, acertadamente, alumbran nuestra dedicación... Ser un generador de honor es tan admirable como complicado, pero una vez que te haces merecedor del apellido "honorable", ahí tienes que ser responsable y demostrar que haces honor al HONOR.

La REPU que trasciende

"Hacer honor" es demostrar que eres digno de algo, en este caso, cuando señalo la necesidad de hacer honor al HONOR me refiero a que, con tus hechos (que tienen la capacidad de hablar por sí solos), demuestres que cuando te llaman "honorable" es porque te lo has ganado y no sólo de boquilla. El HONOR es algo que, desde los tiempos de la Antigua Roma, se les presuponía a los cargos públicos (¡que menos!) y sí que es cierto que hay representantes honorables, del mismo modo que también lo es que hay políticos que no lo son, es decir, que si tienes HONOR (decencia, dignidad, respeto) tienes las cualidades básicas que se le requieren a un representante del pueblo pero el hecho de ser político no va indisolublemente unido al hecho de ser honorable (¡ahí está el fallo!). El HONOR (escrito así en mayúsculas), ese HONOR artesano del que venimos hablando no es patrimonio de famosos, políticos o gente de renombre, el HONOR pertenece al ciudadano, al HOmbre NORmal que, desde su genuina autenticidad, pone su granito para contribuir a la sociedad... Los políticos, famosos y la gente de renombre no son extraterrestres, también forman parte de la sociedad y, por tanto, también pueden ser honorables, pero no por su cargo, ese HONOR debe ser consecuencia de su carácter. El HONOR es REPU: RElevancia Personal Única, requisito indispensable para todos los seres humanos (más, para todas las personas públicas). Para tener una buena REPU-tación, a diario hay que poner el HONOR en acción (no sólo cuando resulta conveniente), porque esa materia prima de la REPU (el HONOR) es el material con el que construímos aquello que nos trasciende, aquello que seguirá aquí una vez que nos hayamos ido, aquello que dará testimonio certero de todo lo construído...

Aviso a navegantes... Si de verdad quieres crear valor y dar vida a ese propósito de año nuevo de "ser mejor", recuerda: haz honor al HONOR.


Edictos en El Correo de Andalucía