Menú
La vida del revés

España baila con Alemania que queda contra las cuerdas

Image
27 nov 2022 / 21:51 h - Actualizado: 27 nov 2022 / 22:00 h.
"Fútbol","Opinión","La vida del revés"
  • España baila con Alemania que queda contra las cuerdas

Alemania ha ganado cuatro mundiales de fútbol. Solo Brasil ha ganado más que los alemanes. Han tenido fama de ganar siempre fuese como fuese y allá donde se celebrase un partido. La potencia física de sus jugadores es portentosa; el nivel técnico de sus jugadores es sobresaliente, pero la mentalidad ganadora la han perdido en un porcentaje más que serio sobre todo si es la selección española la que tienen enfrente. Tienen miedo al equipo español; odian el fútbol español mientras nuestros jugadores, sencillamente, se colocan en el territorio del ‘no me gustas’. Por eso tienen graves problemas para plantear los partidos contra España.

A pesar de pérdidas de balón llenas de peligro en la línea media, a pesar del gol con el que empataban el partido los alemanes, España ha controlado el partido de principio a fin. Los alemanes querían dejar a España con el balón para lanzarse a la contra con rapidez aunque la defensa española, muy adelantada, era capaz de contener cualquier movimiento atacante de los alemanes. Así ha sido hasta el final de la primera. En la segunda, todo se ha igualado. Alemania quería la posesión y los porcentajes han ido cambiando.

El único jugador alemán que ha intentado estar a la altura de las circunstancias, el único que ha querido enfrentar el partido con decisión y ganas de vencer, ha sido Antonio Rüdiger, futbolista que juega en la liga española. El resto del equipo alemán no ha demostrado nada del otro mundo. Lo que pasa es que son alemanes y saben jugar al fútbol. Pero, ahora, se entiende que anden renqueando y pierdan partidos con selecciones menores.

La selección española ha bailado con su compañera de fiesta. El partido era una fiesta del fútbol y se trataba de bailar lo mejor que se pudiera. A pesar de que los alemanes querían hacer el campo muy pequeño al juntar las líneas presionando las contrarias, la selección española les rompía el ritmo cada poco y marcaba el paso, sin dar tregua a las tácticas que pudieran poner en peligro su mundial. Un mundial, por cierto, al que es muy posible que Alemania haya dicho adiós sin remedio.

España pisa fuerte el césped de los estadios cataríes y se perfila como una de las grandes favoritas. Queda mucho mundial y no hay nada seguro aunque las sensaciones no pueden ser mejores. España camina decidida en busca de su segunda estrella sobre el escudo de su camiseta. Empatar con Alemania no es ningún desastre. La selección española está en camino de dar una alegría a los españoles en forma de semifinales, final o, por qué no, victoria. Falta nos hace una alegría del tipo que sea.


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos