lunes, 25 octubre 2021
13:16
, última actualización
Desde la espadaña

Fallece Magdalena Sevilla, una histórica de la ciudad

El atentado contra Magdalena Sevilla le ha costado la vida ¿Por qué nunca sabrá el ojo del alcalde el tesoro que hay escondido en la historia de la ciudad?

Image
31 may 2021 / 08:41 h - Actualizado: 31 may 2021 / 08:19 h.
"Patrimonio","Desde la espadaña"
  • Fallece Magdalena Sevilla, una histórica de la ciudad

Hace una semana los sevillanos conocimos la triste noticia de que Magdalena Sevilla había fallecido desgraciadamente después de toda una vida dedicada en cuerpo y alma a la ciudad. Magdalena, como se le conocía familiarmente al finado, falleció después de una corta pero intensa enfermedad entre sufrimientos y dolores, pero con la alegría de sentir el eterno y cariñoso abrazo de todos los sevillanos.

Histórica mujer de Sevilla, contadora de miles de historias y testigo de las más viejas y hermosas narraciones de esta ciudad durante siglos, era siempre vista en la misma boca del centro de Sevilla justo en el inicio de la calle Rioja. Magdalena ofrecía a quién se le acercaba no sólo el aroma del patrimonio y la esencia sevillana sino, además, el frescor y la alegría que desprendía ella misma a todas horas siendo moqueta fina para los pies de un tal Martínez Montañés que por allí anduvo de jovenzuelo. La enfermedad le vino de forma apresurada a manos del Ayuntamiento hispalense, el cual, en aras de convertir el patrimonio en zonas que bien podrían pertenecer a una plaza de Moscú, no sólo provocó la enfermedad sino el fallecimiento de doña Magdalena Sevilla.

Con este fallecimiento, el Ayuntamiento hispalense a través de su Gerencia de Urbanismo ha demostrado, una vez más, como se desprecia el patrimonio de la ciudad intercambiándolo por dinero fresco en la caja urbanística para que franquiciados hoteleros puedan disponer de su memoria. Por su parte, los sevillanos pedirán responsabilidades patrimoniales al Ayuntamiento por este descarado asesinato, y harán próximamente un acto de recuerdo en memoria de Magdalena Sevilla colocando varias coronas de flores y guardando un minuto de silencio en el mismo lugar donde Magdalena vivió y dio cobijo a tantos sevillanos y foráneos durante siglos. Muere el romanticismo y nace el modernismo del velador invasor tras su alianza con el Consistorio sevillano.

El responsable de este homicidio patrimonial no nos vencerá desde luego porque si para visitar a Magdalena Sevilla se iba desde primera hora de la mañana con chaqués, pamelas y sombreros de copas, desde su reciente inauguración no se ve a mucha muchedumbre y, ni siquiera, entusiasta. Ratificamos, con ello, que este Ayuntamiento sigue con su congestión nasal debido al calor, y en vez de querer oler bálsamo de Sevilla, se dedica al olfateo de una caja con dinero urbanístico.

Por supuesto, después de esta tragedia, el “espadismo” en Sevilla ha traspasado una línea sagrada para la ciudad; es, por tanto, otra forma más puerca de tratar a nuestros históricos como Magdalena Sevilla. Son los mismos que por un lado encienden hachones cantando a Sevilla mientras, por el otro lado, vitorean de forma rítmica a un republicanismo de destrucción total de la ciudad. En Sevilla, el crimen de Magdalena Sevilla ha servido para recordarnos que a una y a otra orilla de Sevilla no existe un pequeño remanso de paz donde nuestra historia y patrimonio esté por encima de esa corte versallesca que habita en Plaza Nueva.

Lo próximo será desmontar el puente de Triana y toda la calle Betis para hacer allí una playa municipal con el nombre de María Trifulca mientras incompetentes responsables izarán las banderas azules y, encima, gozosos cada mañana de sus hechos. Magdalena Sevilla, nuestra plaza, falleció la pasada semana de manos del Ayuntamiento hispalense; no lo olvide. Porque, además, para el Consistorio usted, sí, usted, sevillano, no tiene ningún derecho a quejarse. A ver si los responsables políticos de esta ciudad se enteran que a Sevilla se le ama y no se le odia aunque algunos prefieren, desgraciadamente, mofarse de ella y de nosotros.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla