miércoles, 05 mayo 2021
10:23
, última actualización

Feminista, pacifista y ecologista

laboratorio ciudadano

Image
14 may 2018 / 18:38 h - Actualizado: 14 may 2018 / 20:36 h.
"Laboratorio ciudadano"
  • Feminista, pacifista y ecologista

Tres adjetivos que deberían definir la Política con mayúscula, nuestro comportamiento individual y colectivo, el ideario de partidos, sindicatos y organizaciones sociales y religiosas. Los activismos por la igualdad, por la paz y por la ecología conforman el triángulo mágico de toda estrategia de transformación social y responsabilidad personal y corporativa.

El tema de esta columna ha surgido de la conversación con Antonia Corona Aguilar, profesora del Departamento de Trabajo Social de la UPO, amiga y lectora, sobre la columna de la semana pasada Mirarse el machismo. Esa es la idea que ella traslada a sus alumnos en las clases y la que debería empapar la pedagogía comunitaria para lograr una sociedad más justa, inclusiva y sostenible.

En el mes que conmemoramos los cincuenta años de Mayo del 68 y cuando aún estamos en el año del centenario de la revolución comunista de 1917, hay que reactivar el compromiso con las utopías que han impulsado el progreso de la Humanidad y seguirán empujando la lucha por la igualdad, pese a la galopante desigualdad que se apodera del crecimiento económico del planeta.

Tejer una sociedad igualitaria, pacífica y ecológica en todos los ámbitos no es una tarea fácil, porque a los activistas y a la militancia de las buenas causas les damos la espalda o los dejamos solos ante la más mínima dificultad. Nos falta valentía para dar la cara por los demás y nos sobra cobardía para mirar hacia otro lado cuando vemos cosas que no nos gustan: acoso, violencia machista, racismo...

La lucha por defender y ampliar los derechos humanos no debe olvidar la obligación de cumplir con nuestros deberes cívicos: comportarnos de manera igualitaria, pacífica y ecológica en nuestra vida cotidiana: hogar, trabajo y sociedad. Lo macro y lo micro están estrechamente entrelazados, igual que lo están la razón y los sentimientos, lo femenino y lo masculino.


Edictos en El Correo de Andalucía