Menú

‘Ficus Magníficus’

Image
Juanmi Vega @Juanmivegar
22 ago 2022 / 08:21 h - Actualizado: 22 ago 2022 / 08:41 h.
"Ojana in Excelsis"
  • María José López - Europa Press
    María José López - Europa Press

La tala del ficus de San Jacinto ha demostrado la infantilización de una buena parte de la sociedad que piensa que la vida de un árbol vale lo mismo que la de una persona.

He seguido atónito las movilizaciones de ciertos sectores para parar la tala del árbol. Como diría don Manuel, ¿dónde estaban esos señores cuando se talaron más de cien árboles el año pasado? Defienden un árbol, pero con el papel que han usado para anunciar sus proclamas han talado muchos más que ese que está en pie y que dejó a una persona inválida.

La culpa será de la parroquia y del Ayuntamiento, no digo yo que no, pero ahora ya no hay solución. Es como el enfermo que tiene gangrena en la pierna. Hay que cortar si no queremos que sea peor.

He leído infinidad de tonterías estos días, como que la tala la han pedido los extranjeros porque no veían bien la fachada de San Jacinto. Ahora también es cosa y culpa del guiri, como los bares del centro que pierden su esencia. Digo yo que será culpa del restaurador y no del que viene a Sevilla, porque el que viene aquí se quiere encontrar con lo mismo que queremos los sevillanos.

¿Por qué no se manifiestan en los barrios que tienen cortes de luz porque no hay inversiones en infraestructuras? ¿Por qué no se manifiestan para pedir la finalización de la SE-40? ¿O del Metro y el Cercanías al aeropuerto? ¿Por qué se movilizan por un árbol en concreto y no por todos?

Y ojo con llevar la contraria que te tildan de facha. ¿Facha por decir que hay que quitar un árbol que está poniendo en peligro una iglesia que lleva el triple de tiempo allí que el árbol? ¿Facha por querer que no le caiga una rama en la cabeza a alguien y lo deje en el sitio? Qué rápido se reparten los carnés de fascistas, y eso que la tala la ha aprobado el PSOE con la abstención de la marca de Podemos en Sevilla.

Cuando Antonio Torrijos estaba en el Ayuntamiento, si la memoria no me falla, se aprobó que por cada árbol que se talase, el Consistorio tenía que plantar doce. ¿Por qué no se lucha para que eso se cumpla o se vuelva a implementar?

Lo cierto es que lo vivido estos días atrás podría pasar por un sketch de los Monty Phytons en el que no faltaron ni Brian ni Loreta escalando el ‘Ficus Magníficus’.


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos