Menú

Froilán sin mascarilla o el paradigma de la desvergüenza

Image
05 nov 2020 / 09:34 h - Actualizado: 05 nov 2020 / 10:46 h.
"Opinión","Casa Real","Coronavirus"
  • Felipe Juan Froilán de Todos los Santos de Marichalar y Borbón. / Fotografía EP
    Felipe Juan Froilán de Todos los Santos de Marichalar y Borbón. / Fotografía EP

Se llama Felipe Juan Froilán de Todos los Santos de Marichalar y Borbón. Es el hijo de la infanta Elena de Borbón y Grecia, duquesa de Lugo y Jaime de Marichalar y Sáenz de Tejada, Caballero Divisero Hijodalgo del Ilustre Solar de Tejada. ¿Cómo lo ven? Pues a este muchacho le estamos manteniendo entre todos. Sí, manteniendo. Ya les garantizo que su expediente académico o su talla intelectual no aportan un solo euro para su manutención. Eso sí, los nombres son la pera.

Parece ser que se le ha visto por las calles de Madrid sin mascarilla y sin guardar la distancia de seguridad. Nada que no haga de forma habitual su querida hermana Victoria Federica de Todos los Santos de Marichalar y Borbón. ¿No es esto completamente inaguantable? ¿Hay una sola razón para que tengamos que aguantar? ¿Con qué cara les digo a mis hijos que ellos sí tienen que hacer las cosas bien?

Por si era poco, la Fiscalía Anticorrupción investiga el uso de tarjetas opacas por parte del rey emérito, la reina Sofía y algunos de sus nietos (¿Podrían ser Froilán y Victoria Federica? Nada se sabe sobre este particular y todo son conjeturas). Los escándalos son monumentales y se van acumulando uno sobre otro. Y, por supuesto, esto no hace ningún favor a Felipe VI. Una verdadera pena cómo se están cargando la institución... ellos mismos.

¿Por qué van a acatar las normas los jóvenes españoles si ven cómo los nietos del rey emérito hacen lo que les viene en gana o al ministro de Sanidad de fiesta con otros 150 personajes? ¿Cómo es posible que sea legal una fiesta como esa y los españoles no puedan despedir como quisieran a sus familiares muertos en el cementerio?

Lo de España y sus políticos, y su Casa Real, es de traca. Y, aunque parezca mentira, un día la gente dejará de soportar estas cosas y se echará a la calle. Tiempo al tiempo.


Empleo en Sevilla Más seguros Edictos