lunes, 24 enero 2022
18:34
, última actualización
Los medios y los días

Gremlins, pavos y pollos de Simago

Image
01 ene 2022 / 04:00 h - Actualizado: 01 ene 2022 / 04:00 h.
"Los medios y los días"
  •  Un desparecido supermercado Simago.
    Un desparecido supermercado Simago.

La batallita del abuelo Cebolleta va hoy de lo que me viene a la mente un 1 de enero. Hay momentos que se quedan ahí para siempre, momentos en los que se sintió un placer especial por vivir y con frecuencia no sabe uno ni porqué sucede eso. Para mí el 1 de enero más querido -en el que celebro el santo de mi amigo del alma, Manolo Domínguez- se remonta a un año del que ni me acuerdo, sólo sé que iba con mi padrino a tomar un autobús en el Mercado de Entradores del Arenal que es de donde salían los buses con destino a Villanueva del Ariscal y a otros pueblos aljarafeños, sobre todo, buses pertenecientes a la empresa Jiménez. Era muy temprano y me gustó esa llegada de la gente al bus a esa hora tan tempranera deseando feliz año a los presentes. Ignoro la causa de que aquello me haya calado tanto. Sí, tal y como me deseaban los colegas de viaje, me sentí feliz junto a mi padrino, a aquella mañana fresquita y a quienes nos acompañaban.

El Mercado de Entradores del Arenal es para mí un símbolo navideño, en la esquina inferior derecha de la foto que acompaña a estas líneas se instalaban en Navidad, por la época de la foto en blanco y negro, unos vendedores de pavos y gallos con sus animales vivitos y coleando para que la gente los comprara y los llevara a la mesa de Nochebuena, Navidad, Nochevieja y Año Nuevo.

Gremlins, pavos y pollos de Simago


Gremlins, pavos y pollos de Simago


No he hallado ninguna foto en el medio de los medios, Internet, con esa venta de pavos pero les juro que existió. En cierta ocasión estaba escuchando en la SER a Iñaqui Gabilondo que entrevistaba a alguien y ambos hablaban sobre los niños de hoy en día que no veían naturaleza ni campo, más bien televisión y playa. El invitado de Iñaqui aseguró haber sido testigo de cómo un niño confundió a un pavo con un gremlin, esos muñecos que se cabrean cuando los mojas. El niño estaba imbuido de TV y en su vida había pisado el mundo rural. Aún les pasa a muchos, menos mal que ahora vuelve con fuerza el turismo rural y así tiene todo el mundo la oportunidad de ver y de aprender lo que es un pavo.

Gremlins, pavos y pollos de Simago

En su juventud, el abuelo Cebolleta que les habla conoció Simago, en la Plaza del Duque, donde se adquirían para estas fechas los pollos crudos -ya muertos y desplumados- a los que el gentío les colocó el nombre del establecimiento: los pollos de Simago. Decía el malintencionado personal que eran escuálidos y así pasaron a la historia sevillana. Ahora todos los edificios son de El Corte Inglés, el de Simago y los que pertenecieron a aquella Galerías Preciados que estaban en la plaza de la Magdalena y fueron propiedad del señor Ruiz Mateos (el que le decía “que te pego, leche” al ministro y marido de Isabel Preysler, Miguel Boyer, por haberle quitado la empresa). En estos momentos es El Corte Inglés el que vende o cierra edificios.

Gremlins, pavos y pollos de Simago

Los pollos de Simago los acompañábamos en estas fechas con el incomparable cava de Simago. Mi entrañable amigo Pepe “El tortero”, al que llamábamos de tal guisa porque tenía una tortería en la calle Teodosio, nos invitaba a una serie de jovenzuelos a celebrar la Navidad o el año nuevo en su casa. Llegado el momento del “champán”, Pepe le decía a uno de sus vástagos: “Baja a la bodega a por el champán”. Y la criatura iba al frigo y sacaba un espumoso de Simago. Pepe lo estrechaba en sus brazos -al vino- y luego nos decía al tiempo que iba abriendo la botella: “Ahora tenéis que decir todos “pum” cuando quite el corcho porque esto tiene poca fuerza”. Exclamábamos “¡pum!” y nos bebíamos aquel brebaje.

Y así es como he regresado por un momento a otras Navidades y al 1 de enero de años pasados y de este año presente que hoy comienza, año III y pico después de la mascarilla. Que nos sea propicio.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla