martes, 26 enero 2021
13:17
, última actualización
La vida del revés

Ha muerto Maradona. Ha muerto la mano de Dios

Image
25 nov 2020 / 18:29 h - Actualizado: 25 nov 2020 / 19:01 h.
"Fútbol","Opinión","La vida del revés","Maradona"
  • Ha muerto Maradona. Ha muerto la mano de Dios

El mejor gol de la historia del fútbol lo marcó Diego Armando Maradona. Tuvo que dar once toques al balón para lograr un obra maestra del deporte. Fue el día 22 de junio de 1986. México. El rival era Inglaterra. Ya estaba ganando la selección nacional de Argentina aquel partido, pero Maradona corrió desde el centro del campo para vengar la muerte de sus jóvenes compatriotas, que mal equipados y peor dirigidos, fueron enviados al matadero en el que se convirtieron las Islas Malvinas. Aquella copa del mundo la ganó Maradona con la ayuda de los demás.

Más tarde, Maradona revolucionó una ciudad que había sido la comparsa de Italia. Nápoles se hizo grande gracias al astro argentino y los napolitanos creyeron que estaban a la altura del resto de grandes ciudades italianas. En España no terminó de cuajar a causa de las lesiones y del poco cuidado que tuvo en su vida privada.

Maradona era capaz de dibujar un mundo distinto por allá dónde pasara. Podía jugar como los dioses al fútbol o podía generar un escándalo tras otro. Drogas, alcohol y una vida absolutamente desordenada, fueron una constante durante muchos años de su vida. Fue tan extraordinario jugador como hombre desastroso en la intimidad. Mal carácter, malas formas a menudo; mal ejemplo para los jóvenes.

No son pocos los que se llaman Diego en Argentina. Por supuesto, gracias a que los padres veían a Maradona como un dios. Su influencia entre los argentinos sobrepasa cualquier idea que podamos manejar en Europa sobre lo que es y representa un líder.

Siempre nos quedará un vídeo en el que le veamos correr encarando la portería, asustando a los contrarios que nunca supieron qué hacer con él si llegaba con el balón en los pies; siempre nos quedará alguna foto en la que veamos a Maradona alzando un trofeo; siempre nos quedará ese recuerdo de aquel día que le vimos jugando al fútbol en directo aquella tarde que se convirtió en un antes y un después porque supimos, al salir del estadio, que nunca veríamos nada parecido.

En ese partido disputado el 22 de junio de 1986, en México, contra Inglaterra, Maradona marcó un gol con la mano. Así se ponía delante en el marcador la selección argentina. Lo marco con la mano y dijo que, en realidad, había sido con la mano de Dios. Así se autoproclamaba corresponsal de Dios en la Tierra. Y, desde luego, si hablamos de fútbol y solo de fútbol, lo era.

Hoy ha muerto la mano de Dios. Una lástima.


Consultorio financiero en El Correo de Andalucía Marcaje al Empresario en El Correo de Andalucía Edictos en El Correo de Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016