sábado, 19 junio 2021
23:15
, última actualización
La Tostá

Hablar de flamenco en Las Cabezas

Image
Manuel Bohórquez @BohorquezCas
10 jun 2021 / 08:29 h - Actualizado: 10 jun 2021 / 08:57 h.
"La Tostá"
  • Hablar de flamenco en Las Cabezas

TAGS:

Una fiesta flamenca es ya algo muy antiguo. De hecho, las primeras noticias sobre el género andaluz, el cante jondo, provienen de célebres fiestas, como la de Estébanez Calderón en la Triana de 1838, donde el escritor malagueño nos descubrió al Planeta, el Fillo, Juan de Dios, la Perla y el Jerezano. Casi dos siglos después aún se celebran grandes fiestas, casi siempre organizadas por aficionados con poderío económico. Grandes genios del cante vivieron de las fiestas privadas, como Manuel Torres, Tomás Pavón o el Gloria, porque eran algo delicados para el escenario. Lo que llama la atención es que ahora inviten a una reunión de cante a un flamencólogo o crítico para que hable sobre la historia del flamenco entre cante y cante de algún artista invitado. He tenido la serte de ser invitado por un grupo de aficionados que esta noche se van a reunir para cenar y echar un rato de cante. Y además de disfrutar de una de las grandes voces del cante actual, quieren que les hable un rato sobre la historia del flamenco en Las Cabezas de San Juan, que es un pueblo sevillano de gran tradición flamenca y que ha aportado algunos artistas importantes, como fueron los cantaores Fernando el Herrero o el Niño de las Cabezas, los más profesionales, aunque destacó también la inolvidable Rosa Quiñones. El Chiva y Manolito Cordero son algunos artistas actuales, además de otros que son menos conocidos. Pero Las Cabezas no solo ha dado artistas, sino grandes aficionados o mecenas como Pedro Miguel y el pintor Juan Brito, que crearon La Yerbabuena, el histórico festival de este pueblo, de los punteros de Andalucía. Y una de las bailaoras más grandes de las últimas décadas, Pepa Montes, que nació en el Rincón Malillo. Que un grupo de aficionados locales quieran saber sobre los artistas flamencos de su pueblo, además de divertirse y disfrutar de la rica gastronomía local, es algo que abre una puerta a la esperanza, porque el flamenco es algo más que vino y palmas: es parte esencial de la cultura andaluza, algo que nos diferencia de otros países y que nos representa en el mundo. Estaré encantado de colaborar esta noche en contar y cantar las excelencias flamencas de un pueblo al que adoro, la tierra de Pedro Miguel y de los Cuquis, una gran familia flamenca de esta localidad.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla