Los medios y los días

Han muerto 100 inmigrantes, ¿y qué?

Image
01 jul 2022 / 04:00 h - Actualizado: 01 jul 2022 / 04:00 h.
"Los medios y los días"
  • Han muerto 100 inmigrantes, ¿y qué?

Es que como estábamos arreglando el mundo y haciendo cuentas de las armas que les tenemos que comprar a los fabricantes para matar de una vez a los Malignos de Oriente... Es que como en el G7 estaban de cachondeo diciendo que se iban a pasear a caballo en tetas para demostrarle a Putin lo hombres que son... Es que como Sánchez está tan contento porque esta vez ha podido hablar con Biden aunque ni lo haya invitado a la Casa Blanca... Con Biden se puede hablar sin problemas siempre que sea para planear cómo engordar las arcas de los armamentistas y de comprarle gas, que la pela es la pela, tú. Es que como seguimos con el rollo de los jueces progresistas y los conservadores, ¿qué es un juez progresista? ¿Y uno conservador? Ahora resulta que le han quitado la venda de los ojos a la estatua de la Justicia y se la han sustituido por una cinta roja o azul. Bueno, ahora no, eso lleva ya un tiempecito así.

Pues con tanta distracción -sana, para mirar por la democracia- por un oído nos han entrado las penúltimas muertes más conocidas de inmigrantes en Melilla y en Texas y por el otro nos han salido. Y es que de sobra sabemos que los muertos no son lo mismo si proceden de Occidente que de otros pagos. Claro que si uno de cada tres españoles no llega a finales de mes ni se puede ir de vacaciones pagadas una semana qué narices nos importan a nosotros las muertes de los inmigrantes negros o hispanos. Estamos debajo de la capa de Luis Candelas-OTAN pero no podemos ni darnos un capricho. Al menos ya nos sentimos seguros de que Rusia y China no nos tocarán un pelo. Dentro de nada los medios empezarán a hablar de las operaciones salida del verano y esto parecerá como cuando Franco celebró los 25 años de Paz. Si acaso saldrán algunos españolitos en las gasolineras, dentro de sus coches, entrevistados por los periodistas, diciendo lo caro que está el combustible..., por culpa de Putin, claro.

Pues sí, de los famosos inmigrantes muertos o asesinados por Melilla o por Texas sólo se acordaron un poquito los de siempre, los Pepitos Grillos de la izquierda que viven de decir que defienden a los vulnerables cuando necesitan más que nada defenderse a ellos mismos de ellos mismos. Menos da una piedra. Lo que sucede es que estas almas caritativas de la izquierda siguen haciendo lo mismo que llevan años practicando: les señalas la luna y te miran el dedo. Ellos van como los curas, a dar la extremaunción, se han olvidado de que el que quiere peces se tiene que mojar las posaderas en lugar de decir lo de siempre: esto hay que investigarlo. Y a continuación echarle la culpa a los guardias, las feroces fuerzas represivas gracias a las cuales ellos pueden seguir con sus monsergas, ahora se disponen a llevar a cabo una dinámica de asambleas del “pueblo” antes de lanzar un partido que se llama Sumar que será un partido de partidos siempre partido. Ya se sabe, las bases tienen que hablar, la democracia asamblearia.

Treinta y tantos inmigrantes mueren por allá por Melilla y unos cincuenta hispanos aparecen asfixiados y oliendo a especias dentro de un camión por los lares de Texas mientras Biden se distrae con las pistolas y las bombas. Son daños colaterales. ¿De qué guerra? De la guerra de la miseria. ¿Y quién ha provocado esa guerra? ¿Putin también? No, primero la colonización occidental, luego la explotación occidental y después los gobiernos de los países donde nacieron los muertos. Sólo en abril de este año, se han ido a EEUU casi 250.000 mexicanos, ¿también tiene la culpa Hernán Cortés de eso, señor López Obrador? Tal es la dinámica de la Historia. Ahora debemos decidir si aprendemos algo o seguimos igual: tapando nuestra miseria como especie con blasones nucleares, comilonas con platos que encima tienen nombres cursis, con palabras bonitas como libertad, solidaridad, democracia o asistencia al vulnerable... O bien seguimos mirando para los Malignos que nos hemos construido y/o engrandecido para no barrer la mierda que hemos organizado.


Qué hacer en verano en Sevilla y provincia Empleo en Sevilla Más seguros Edictos