martes, 22 octubre 2019
14:22
, última actualización
La Tostá

Hay que vigilarlos

Manuel Bohórquez @BohorquezCas /
09 oct 2019 / 09:36 h - Actualizado: 09 oct 2019 / 09:41 h.
  • Ricardo Pachón en una imagen de archivo. / El Correo
    Ricardo Pachón en una imagen de archivo. / El Correo

Como ya no hay manera de evitar que Ricardo Pachón esté al frente del Instituto Andaluz del Flamenco, y la nueva consejera, Patricia del Pozo, dice que “es una persona indispensable”, solo nos queda esperar a ver qué va haciendo, porque el movimiento se demuestra andando. Hubo un concurso público y este señor, productor de fama, reunió más méritos que los demás. Luego todo es correcto, nos guste o no para el cargo, que a mí no me gusta nada. Por no gustarme no me gusta ni el Instituto Andaluz del Flamenco (IAF), pero estuvimos un siglo pidiéndoles a nuestros gobernantes que se ocuparan del arte jondo, y lo hicieron. Y así está este arte andaluz, politizado y mercantilizado de una manera tremenda. Han politizado a las peñas, los artistas y la historia. Hace unos días le daban un homenaje a la mairenera Rocío Sutil Domínguez en el Festival Flamenco de El Rubio, de la provincia de Sevilla, por estar dedicada la edición de este año a la mujer flamenca. Esta mujer, del Partido Socialista, no ha hecho nunca nada por el flamenco, pero está en la Diputación Provincial de Sevilla y puede decidir qué ayuda con dinero público y qué no, en referencia a los festivales de flamenco o las peñas. Y el homenaje se lo han dado por eso y no por lo que haya hecho por el flamenco en general. Otra cosa es que ayudara a los festivales de verano con su propio dinero, pero obviamente no es el caso. La Federación de Entidades Flamencas de Sevilla le ha dado la Musa Flamenca a casi todos los políticos de Sevilla, con el argumento de que ayudan al flamenco. En la Federación se han metido personas de todos los partidos, no solo ahora, y cada uno arrima el ascua a su sardina. Nunca estuvo tan politizada esta institución como en estos últimos años. El que se mueve no sale en la foto, que diría Alfonso Guerra. Es decir, el que denuncie esto y se enfrente al sistema se puede olvidar de cantar, bailar, tocar la guitarra o dar conferencias en Andalucía. Me han contado que una serie de artistas blancos –no gitanos–, se iban a unir para protestar por el nombramiento de Ricardo Pachón como director del IAF. Se lo habrán pensado mejor porque saben lo que les espera. Algo parecido hicieron en la época de Pulpón, porque trabajaban siempre los mismos, y algunos acabaron dedicándose a otras cosas. ¿Qué podemos hacer ante esto? Vigilarlos y denunciar, no hay otra. Ya sé que es duro y que afecta a la economía de casa, pero mirar para otro lado sería eludir la responsabilidad que tenemos todos de cuidar a este arte. Tenemos los festivales, los conservatorios, las peñas, las agencias artísticas y los portales de flamenco. En todas partes hay problemas y si los que estamos en el periodismo flamenco miramos para otro lado, esto se va al garete. Y es una pena, porque pocas cosas hay en Andalucía que nos representen tan bien en el mundo como el flamenco.


  • 1