lunes, 29 noviembre 2021
20:46
, última actualización

Hierve Estados Unidos

Image
02 jun 2020 / 10:12 h - Actualizado: 02 jun 2020 / 10:15 h.
$hmKeywords_Schema
  • Hierve Estados Unidos

La muerte de George Floyd, el dia 25 del mes pasado a manos de un policía blanco con la complicidad de otros tres en Minneapolis, en Los Estados Unidos, está generando violentas protestas en contra del sistema. Los actos racistas, los abusos policiales son moneda corriente desde hace años y se han agudizado en estos últimos cinco. La primera democracia del mundo detiene una cifra récord de flagrante violación de los derechos humanos, no hace falta enumerar los distintos hechos ocurridos desde el año 2015. Las protestas actuales están ganando en amplitud y se extienden como un reguero de pólvora a través del país, lo que empieza a preocupar a los dirigentes.

El presidente Trump con su actitud de prepotencia, de soberbia y sus salidas de tono, no ayuda de ninguna manera a sosegar los ánimos. Desde que llegó al poder, ha aumentado de forma considerable la hostilidad de algunos blancos hacia la población negra, y el racismo, la xenofobia y la homofobia desgraciadamente están de moda, sin lugar a dudas, de forma descarada. Incluso el Ku Klux Klan ha hecho su aparición. En algunos países, como por ejemplo Brasil, el presidente Jair Bolsonaro parece querer emular el comportamiento del mandatario norteamericano, y las ideas de la ultraderecha están ganando terreno en muchos estados europeos.

El racismo en los EEUU es un problema latente, pero es verdad que los negros con su lucha han adquirido algunos derechos. Ya han superado la época de Emmett Till, el chico de 14 años que fue asesinado en Mississipi el 28 de agosto de 1955, acusado de haber coqueteado con una mujer blanca, o de Rosa Parks que fue una figura muy importante en la defensa de los derechos civiles de los negros, conocida por negarse a ceder su asiento a un blanco en un autobús en Montgomery, Alabama, el 1 de diciembre del mismo año. Pero el problema de la discriminación racial no está resuelto y los sentimientos se manifiestan a flor de piel. Algunos hombres o mujeres negros han triunfado dentro del sistema y gozan de gran prestigio, como artistas y profesionales del deporte cuyos nombres son sabidos de todos, tales son los casos de las hermanas Williams, la cantante Beyonce, los actores Denzel Washington y Morgan Freeman etc., pero no podemos dejarnos engañar por este espejismo. Hace falta una nueva cultura que permita la verdadera integración de los negros en el sistema americano con hegemonía blanca, y eso se tiene que construir también con la participación de algunos blancos concienciados y dispuestos a dar la batalla para una regeneración del sistema.

Las imágenes que inundan los telediarios ponen el acento sobre una candente realidad que se perpetúa desde hace siglos, con las diferencias arriba mencionadas. El que ejerce el racismo se está denigrando a sí mismo como ser humano y la actitud de este policía apretando con su rodilla el cuello de Floyd hasta asfixiarlo revuelve el estómago y produce indignación y repulsión. Yo, como persona, y además ciudadano de raza negra, alzo enérgicamente mi voz en contra de las injusticias, queriendo así aportar mi grano de arena a la construcción de una sociedad más igualitaria en los EEUU.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla