Ídolos de la mediocridad

Image
21 feb 2016 / 23:22 h - Actualizado: 21 feb 2016 / 23:21 h.
"El Baradero"

Se nos acaba de marchar uno de los grandes del pensamiento de nuestro tiempo. Umberto Eco era una necesidad, un estímulo para las ideas, para la meditación profunda sobre la vida, los comportamientos humanos y sus efectos. Un recurso extraordinario para la interpretación de la observación de los seres humanos y el porque de las cosas. Una ayuda permanente para el crecimiento intelectual. Entre muchas de las frases salidas de su talento decía que «la sabiduría no es destruir ídolos, sino no crearlos nunca». Pero la sociedad actual se ha empeñado en fabricar ídolos de consumo espontáneo, ídolos de la degeneración del pensamiento. Solo hace falta asomarse a los medios o a las redes sociales para ver cómo son aupados a la categoría de referentes personajes inocuos, sin solvencia y sin nada que aportar, que son asumidos por mayorías como si se tratasen de los grandes portadores de la revolución mediática. Y el problema no es la capacidad de generación espontánea que tienen, sino lo que permanecen en el tiempo y, por tanto, su capacidad de influencia en generaciones con poca base de comprensión del concepto calidad. Los sistemas educativos actuales no han sido capaces de preparar a los individuos para que sepan discernir entre el jamón y la mortadela, lo armónico y lo hortera, entre el saber y la ignorancia. Esa es una de las grandes asignaturas pendientes que tienen los que nos pretenden gobernar y cambiar unos conceptos de los que ellos tampoco son ejemplo, ya que la mayoría no tiene el más mínimo pedigrí de gestión, ni de haber resuelto nunca más allá que su propia palabrería ideológica. Los falso ídolos están a nuestro alrededor, en el arte, en la música, en la política, en la sociedad, en general, y forman parte de este tiempo decadente en el que la muerte de un ídolo del talento como Eco no es primera plana, ni siquiera marca tendencia en ninguna red social. Él bien que nos lo advirtió, pero, a pesar de sus sabios consejos, hemos seguido construyendo cientos de ídolos de la mediocridad. ~


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla