martes, 30 noviembre 2021
16:24
, última actualización

Isabel Rábago y la falta de valores e inteligencia en ‘Secret Story’

Image
22 nov 2021 / 21:38 h - Actualizado: 22 nov 2021 / 21:52 h.
"Opinión","Televisión"
  • Isabel Rábago y la falta de valores e inteligencia en ‘Secret Story’

Isabel Rábago ha sido la última participante expulsada del programa de televisión ‘Secret Story: La casa de los secretos’. El día que tuvo que abandonar el reality, la emisión del programa resultó un enorme bochorno por el comportamiento de otros concursantes y por la reacción de propios y extraños en el plató y en las redes sociales. Sea como sea, Isabel Rábago dejó el programa como solo lo puede hacer una persona normal, educada y alejada de la histeria que provoca la cercanía de un premio en metálico.

Isabel Rábago es periodista y, si no me equivoco, se ha licenciado en Derecho. No oculta sus ideas políticas y se ha ganado un buen número de insultos por ello. ‘Facha’ es el más habitual. No comparto sus ideas políticas, ni su postura ante el feminismo (decir ‘No soy feminista, soy femenina’ demuestra que ha indagado poco en el terreno del feminismo y no sabe bien lo que dice), ni la exposición a la que se somete siendo periodista; no lo comparto y me temo que estoy en las antípodas de esta mujer. Lo poco que he leído escrito por ella (sobre sus tendencias políticas y en tuits) me ha dejado frío, me ha parecido superficial y poco trabajado en el plano teórico. Sus tuits han sido, demasiadas veces, un alarde de cara a la galería que no aporta nada y parecen escritos para seguidores con un talla intelectual, por lo menos, recogida. Pero Isabel Rábago ha demostrado tener un perfil muy interesante para los tiempos que corren en televisión.

Isabel Rábago es educada. Sí, aunque parezca mentira, esta mujer ha demostrado una educación exquisita. Además, tengo la sensación de que es una señora culta. Y eso sí que es raro en televisión. Al lado de el resto de participantes del programa parece la diosa de la sabiduría.

Lo que más me gusta de ella es que tiene unos valores interiorizados que son fundamentales para cualquier persona. Ha sido colaboradora, cercana, empática, prudente, leal, paciente y humilde. Trató de formar equipo desde el principio con el resto de la caterva de ignorantes, histéricos y maliciosos, que hay en esa casa. Es el ejemplo de lo que debe ser un concursante en un programa de televisión. ¿Vende más el grito, el insulto y la zafiedad? Pues muy bien, pero las personas no pueden olvidar que sin valores no hay nada que hacer y que sin una buena educación las puertas de la realidad se cierran a cal y canto. Se tiene que acabar con el reinado de los mediocres, con eso de poder presumir por no leer o cosas similares.

Creo que había que decirlo porque ya está bien de ensalzar mentes diminutas, comportamientos deleznables y relaciones tóxicas. Ya está bien.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla