martes, 26 octubre 2021
23:03
, última actualización
Los medios y los días

Jóvenes golfos, democracia débil

Image
27 sep 2021 / 04:06 h - Actualizado: 26 sep 2021 / 16:09 h.
"Los medios y los días"
  • Jóvenes golfos, democracia débil

Una parte de nuestros jóvenes está cruzando la línea roja que separa la diversión de la golfería y el atentado contra los bienes que son de todos mediante lo que ya son desórdenes públicos. ¿En nombre de qué lo hacen? Deberían organizarse y decirlo: lo hacemos porque nos da la gana, lo hacemos porque estamos hartos de esta sociedad que no nos proporciona un futuro decente, lo hacemos porque queremos ser libres, no sabemos por qué lo hacemos pero lo hacemos... Es que, si no, los van a odiar más y van a pasar a la historia como la generación vándala que no sabe hacer la o con un canuto y que cuando crezca y se quede sin papás y sin maestros ni profesores no va a saber por dónde tirar y el smartphone no se lo va a decir de ninguna manera.

Sentí tristeza cuando el viernes pasado por la noche me dirigía a la estación de metro de Blas Infante y junto a mí pasaban menores -o casi- con bolsas llenas de botellas con alcohol o niñas con vestidos provocativos o niños creyéndose lo que no son. Hay que decirlo así: vestidos provocativos, pero, ojo, mucho ojo, muchachos, que eso no os da derecho a agredir a ninguna chica ni en lo más mínimo porque su alma, su cuerpo y su modelito son de ellas, no de vosotros, a ver si no confundimos las cosas porque para eso está lo que llamamos cultura y dentro de ella se encuentra la dignidad que es el respeto a los demás por el simple hecho de ser seres humanos. Cuando aquella masa de jóvenes atisbó la presencia policial se produjo una desbandada que me entristeció aún más, no son más que niños poseídos por sus hormonas y víctimas de sus padres.

Pero, ¿qué está pasando aquí? ¿Acaso estamos confundiendo la democracia con hacer lo que a uno le dé la gana? No me quiero vacunar, pues no se vacune. ¿Cómo? ¿Qué no se vacuna? Multa y cárcel. Suspensión de sus derechos en momentos de urgencia. Yo bebo y micciono en la calle y ensucio los lugares públicos porque sí. ¿Qué ha dicho usted? O sea, ¿que hay gente que sale a protestar por causas justísimas y se lleva palos de la policía y usted va a hacer lo que le salga de ahí y después se va a ir de rositas tras ensuciar un espacio público e insultar a las fuerzas del orden? ¡Oiga!, pero, ¿dónde estamos los padres y los abuelos? ¿Qué carajo hacemos?, ¿educamos o estimulamos la golfería y la vagancia?

Porque en el fondo de todo este caos estamos los padres y los abuelos, al colegio los niños deben llegar con unas normas aprendidas, los profesores están para enseñar, no para educar, y los policías existen para ordenar a base de advertencias, detenciones y algún porrazo si es menester, quienes debemos inculcar normas de comportamiento somos padres y abuelos, sobre todo los padres, y si no somos capaces de hacerlo porque nos hemos vuelto débiles y creemos que la democracia es dejar hacer sin mojarnos, no traigamos hijos al mundo que los jóvenes son el fruto de lo que se hace con ellos en casa, desde pequeñitos, para que de mayores puedan torear al Miura que es la vida. Con 5 o 6 años la personalidad está hecha. Si hay en España un veintitantos por ciento de “ninis” es culpa nuestra, de sus creadores, primero es culpa nuestra, responsabilidad democrática nuestra, ¿no querrán que el papá estado les coloque en cada casa a una Mary Poppins y a un guardia? La vida de los seres humanos, desde la antigüedad hasta hoy, pasando por los Mandamientos de la Ley de Dios, está llena de normas. ¿Saben por qué? Porque somos inmaduros y egoístas. La democracia no es lo que tienen muchos en la cabeza, eso es cobardía e ignorancia. Y los jóvenes de las botellonas a ver si se enteran de que tienen una sociedad maravillosa que ellos deben cuidar y mejorar antes de que llegue otro dictador que ponga orden a base de cárceles multitudinarias, palos y leyes que les impidan hasta besarse con sus parejas por la calle o en los parques.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla