La Tostá

La Casa Real es una tómbola

Image
Manuel Bohórquez @BohorquezCas
20 ene 2022 / 13:21 h - Actualizado: 20 ene 2022 / 13:22 h.
"La Tostá"
  •  Raúl Terrel / Europa Press
    Raúl Terrel / Europa Press

TAGS:

Una vez conté aquí mismo un sueño, del que me desperté con ganas de llorar. Conocí a la infanta Cristina en San Juan de Aznalfarache y me enamoré perdidamente de ella. Pero el rey, su padre, no aceptaba la relación y me echaba los perros cada vez que me acercaba a la finca a verla. “No queremos plebeyos”, me decía siempre. Hice una soleá de cuatro versos en el mismo sueño:

Soñando estaba contigo

y cuando me desperté

te echaba tanto de menos

que al sueño intenté volver.

Tuve que renunciar a aquel amor por mor de un señor que para algunas cosas no ha tenido en cuenta nunca si eran de casas reales o de la plebe, que eso significaba plebeyo en la Roma antigua. Pero miren por dónde, la infanta Cristina se enamoró de un plebeyo alto de ojos azules y me quedé con dos palmos de narices. Mal corte de baraja el de aquel día, porque ya ven en qué ha derivado la cosa. Urdangarin ha salido rana y la pobre infanta debe estar llorando por los rincones, por un cara dura que no merece ni una lágrima por su parte.

Llevo días acordándome de la soleá e intentando volver a aquel viejo sueño de hace más de treinta años, pero no hay manera. Sería la única forma de llegar de nuevo a ella para lograr enamorarla del todo y convencer al Rey Verde de que el plebeyo pobre de Cuatro Vientos iba en serio con su hija.

En los amores prohibidos

la pasión pone el dolor

y el tiempo dicta el olvido.

La Casa Real es una tómbola. Mal se lo están poniendo a Felipe VI para evitar que llegue de nuevo la República, que tampoco sería una tragedia. Pensándolo bien a lo mejor volvería a tener una oportunidad para, ya fuera del sueño, conquistar a la infeliz Cristina de Borbón y hacer que desaparezcan esas bolsas de los ojos que no paran de engordar.

A mí me da un no sé qué

pensar en un no sé cuándo

si nunca va a suceder.

Las uvas siguen estando verdes.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla