La contradicción...

23 may 2018 / 20:24 h - Actualizado: 23 may 2018 / 20:31 h.
"Habla, Sevilla"

Impensable que en el siglo XXI se fuese a hablar tanto de una casa, nave, local comercial o cualquier tipo de inmueble que uno se haya podido comprar por muy político, empresario, deportista que fuese; ya que –entre otros motivos– a la inmensa mayoría de españoles nos trae sin cuidado lo que los demás se compren (o dejen de hacerlo) con su dinero.

Por ello que alguien adquiera un chalet en la zona del Parque natural de la Cuenca alta del Guadarrama, con 268 metros cuadrados en parcela de 2.352, y con jardín y piscina privada, –repito– es algo que no le importa absolutamente a nadie, a no ser que quién o quienes lo adquieran, caiga o caigan en una importantísima contradicción.

Que un bombero apague fuego no es noticia para nadie, lo que si lo es, es un bombero pirómano.

Que un cirujano salve vidas no es noticia para nadie, pero que emplease sus manos para lo contrario si lo sería.

O que un profesional del balón marque goles no es significativo, a no ser que lo haga en propia meta.

Pues eso le ha pasado a dos dirigentes de Podemos, que su teoría y su práctica han sido diametralmente opuestas, han tomado direcciones divergentes, o –sencillamente– lo que venían defendiendo de palabra y lo que han mostrado con sus actos nada tenía que ver.

O expresado de otra forma, han caído en una contradicción, y eso en política gusta aún menos.

Ahora, llegados hasta este punto, quieren saber mediante un plebiscito qué opinan los componentes de su formación política ante lo sucedido, sin ser conscientes que esa medida puede estar sesgada, adulterada o todo lo contrario. Lo que seguro será prueba fidedigna de sus acciones será lo que siempre manda en Democracia, las elecciones o, lo que es lo mismo, el voto de cada uno.

Mientras tanto, ¡sé feliz! ~


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla