Menú
La vida del revés

La cosmética del miedo

Image
09 ago 2022 / 07:21 h - Actualizado: 09 ago 2022 / 07:21 h.
"Opinión","La vida del revés"
  • La cosmética del miedo

¿Hasta dónde llega nuestra bondad? ¿Somos como creemos o nos escondemos detrás de un fachada construida para que nadie vea lo que queda al otro lado? ¿Encontramos excusa suficiente para justificar cada día o la tenemos que inventar sabiendo que el error nos destrozará con el tiempo?
Creo que las respuestas a estas preguntas debemos buscarlas en nuestro miedo. En el temor a perder el trabajo, a lo que pensarán de mí, a ver como una reputación idiota (todas lo son) se convierte en un ancla que aleja de los amigos, a vivir. En nuestro miedo a vivir. Creemos que la vida es algo más que nosotros mismos. Creemos que la vida es casi todo excepto nosotros mismos. Qué error tan grande. Nadie quiere nuestra vida, nadie nos recordará al morir (un rato, pero sólo un rato), no existe un ser humano que se ocupe de otro más que de sí mismo. Las madres juran perder la vida si es necesario por un hijo. Los padres presumen de proteger hasta donde sea necesario. Los amigos sellan pactos para toda la vida. Si es posible pactos de sangre. Los enamorados juran fidelidad y amor eternos. Y todos mienten. Nadie está en el mundo para otros. Cada cual tiene su momento para morir, para amar o para proteger. Llegado el instante en que eso ha de cambiar, todo se modifica. Y ese instante llega cuando el individuo está en peligro. Desaparecen los espejismos que nos hicieron la vida mucho más simpática. Cualquiera de ellos. Hijos, amigos, padres e incluso animales, son nuestros escaparates, lo que nos hace sentir mejor porque creemos que todos lo ven del mismo modo. Escaparates. Y nosotros, cada cual, individuos.
Ya sé que, dicho así, muchos no querrán estar de acuerdo, no querrán ni oír hablar del asunto. Yo también quisiera ser estupendo, maravilloso, un padre excelente, un marido modelo, un amigo inolvidable. Quisiera serlo, pero soy consciente de que sólo es una ilusión. Querer no es lo mismo que ser. Quisiera pensar que mi bondad es infinita, pero es muy limitada. Mucho. Quisiera pensar que no gasto un gramo de maquillaje para parecer otra cosa, pero uso todo tipo de cosmética. Quisiera pensar que todo lo que hago está justificado, pero muchas cosas de las que hago son errores que hacen sufrir a otros, incluso a mí mismo. Y eso no se puede justificar de ninguna forma posible. Mis miedos son enormes. Muy parecidos a los de cualquier ser humano. Porque quiero mucho y no soy casi nada. Por eso me siento cada día más vivo y más consciente de una muerte que llegará. Me siento en peligro. Más humano imposible.


Empleo en Sevilla Más seguros Edictos