domingo, 11 abril 2021
17:42
, última actualización

La Covid-19 es comunista, Pablo Iglesias ‘castanista’ y Puigdemont un trasnochado

Image
08 abr 2021 / 22:08 h - Actualizado: 08 abr 2021 / 22:11 h.
"Opinión","Pandemia","Coronavirus"
  • Pablo Iglesias y Carles Puigdemont en una foto de archivo. / EFE
    Pablo Iglesias y Carles Puigdemont en una foto de archivo. / EFE

El SARS-CoV-2 es un coronavirus. Es el responsable de la pandemia que sufre la humanidad desde hace un año. La Covid-19 está arrasando con una forma de vida, con una civilización que estaba en plena decadencia un año atrás y que, ahora, se encuentra en caída libre.

Pues bien, la huelga general más importante de la historia del ser humano ha sido convocada por la Covid-19; el sistema productivo del planeta colapsó durante unas semanas. El sistema capitalista fue acorralado contra las cuerdas por un ser microscópico que, por otra parte, recordó a todos los que levantan la bandera nacionalista que su forma de ver las cosas es antigua, inservible y trasnochada. Una pandemia no la arregla un país por su cuenta; si no se unen todos los pueblos de la Tierra la batalla se perderá una vez y otra. Con el cambio climático pasa lo mismo. Con todo lo importante pasa lo mismo. Alguien debería decir a Puigdemont que debería cambiar de rollo.

La Covid-19 es comunista radical y Pablo Iglesias (que dice ser comunista y patriota y no sé cuántas cosas más) se ha quedado en ‘castanista’. Intenta hacer el camino de retorno aunque no podrá hacerlo porque vivir mejor es algo a lo que un ser humano se acostumbra con rapidez. Eso de volver a Vallecas para vivir en un pisito, madrugando todos los días y con un sueldo modesto, ya queda lejos. El único comunista real y radical de la historia se llama SARS-CoV-2, es un coronavirus, no entiende de fronteras, trabaja a destajo por la causa y ha hecho que el capitalismo se postrase ante su trono.

Y la casa sin barrer...


Edictos en El Correo de Andalucía