martes, 21 septiembre 2021
21:48
, última actualización
Los medios y los días

La Covid está y se queda

Image
15 sep 2021 / 04:00 h - Actualizado: 15 sep 2021 / 04:00 h.
"Los medios y los días","Coronavirus"
  • Una voluntaria de Cruz Roja prepara una dosis de la vacuna de Moderna contra el Covid-19. / E.P.
    Una voluntaria de Cruz Roja prepara una dosis de la vacuna de Moderna contra el Covid-19. / E.P.

Lo habrán observado ustedes: todo está volviendo a la normalidad con Covid y todo. No podemos estar más tiempo encerrados, mano sobre mano, la vida y la muerte tienen que seguir. Hemos tomado una salida intermedia o lo que en lenguaje parlamentario se llama una transaccional, en el punto medio está la virtud. Llegan las vacunas, nos ponemos significativamente mejor y empezamos a salir a la calle, a juntarnos, reunirnos -sin pasarse- pero nos apretujamos y nos besamos mucho más que antes. Una exigua minoría de humanos -los científicos- se han enfrentado al virus y nos han cambiado las vidas, el ser humano es poderoso y al mismo tiempo frágil, supera los coletazos de la última glaciación hace 200.000 años y sin embargo las está pasando canutas ahora con tanto jugar con fuego destrozando su propia casa.

Ni las salidas darwinianas que perseguían los anglos de Inglaterra y EEUU ni esperar a que el virus sea vencido del todo porque no lo va a ser acaso nunca. De ahora en adelante, si somos buenecitos y nos portamos bien y vacunamos a mucha más gente, esta pandemia alquilará un apartamento en cada lugar del mundo y se quedará ahí pero las vacunas se irán perfeccionando y aparecerán o se consolidarán medicamentos específicos contra el Covid, nosotros mismos estamos llevando a cabo sin ser plenamente conscientes de ello una labor de solidaridad de la especie de la que se están apartando los negacionistas: si la vacuna nos mata dentro de un tiempo qué le vamos a hacer, ya quedará alguien vivo, mientras, hay que seguir adelante y trabajar para vivir, los negacionistas son los sujetos a los que dejamos utilizar su libertad de no vacunarse arriesgándonos nosotros a que nos contagien. Eso es debilidad porque, si manda la ciencia, quien disienta, a unas islas desiertas porque esto no es un juego, estamos hablando de vida y de muerte y en esos casos la libertad ésa tan negativa para la mayoría debe salir por la ventana; hasta ahora nos guiamos por la ciencia y quienes sean creyentes por las oraciones también, no hay porqué aguantar a unas personas minoritarias que nos pueden poner en peligro, destiérrense para que desde su destierro nos vean morir a todos mientras ellos levantan un mundo mejor sin malignos magnates asesinos. Yo he estado al lado de personas que no se quieren vacunar y ni siquiera me lo han dicho para que pueda utilizar mi libertad de alejarme de ellas.

Si el virus Sars Cov-2 ha venido para quedarse y este año casi ha desterrado a su familiar de la gripe pero no lo ha eliminado, hay otros numerosos virus a la vista, es el efecto de la disminución y extinción de especies animales que servían de huéspedes, ahora necesitan nuevos huéspedes que colonizar y para eso estamos los animales humanos que no dejamos de reproducirnos ni de ser en gran medida habitables, ya he dicho en otra columna que de los 7.500 millones de habitantes del planeta, 4.100 millones no tienen atención sanitaria alguna.

La Tierra cuenta con unos 5.000 millones de años de antigüedad, la vida empezó a surgir en ella hace unos 3.500 millones de años. Unos de los primeros seres que surgieron fueron las bacterias y los virus o previrus no tardaron demasiado, incluso pudieron devenir de bacterias. Desde entonces se buscan la vida como pueden. El homínido más antiguo por ahora está entre los 3 y los 4 millones de años, el homo sapiens cuenta con 200.000 ó 100.000 años. Desde entonces los homínidos se extinguieron y los homos buscan el pan con el sudor de su frente. La vida es riesgo y aún estamos así, el Covid sigue por ahí y seguirá, pero nosotros no podemos estar quietos porque si dejamos de pedalear la bicicleta se cae. Y eso es lo que empezamos a hacer: pedalear sabiendo que nos podemos caer al suelo mientras otros siguen avanzando.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla