jueves, 06 mayo 2021
21:35
, última actualización

La ecocomodidad del triciclo

Image
21 may 2018 / 19:14 h - Actualizado: 21 may 2018 / 19:15 h.
"Laboratorio ciudadano"

Los usuarios de triciclo somos los raros del mundo de la bici. Nos miran con un cierto desdén los ciclistas y los peatones, también, porque abultamos más y ocupamos un mayor espacio. No podemos viajar en el Metro aunque el tamaño sea similar al de un carrito de niño de última generación con tres ruedas.

El triciclo reúne la ecología de la bici y la comodidad de las tres ruedas, es ideal para la gente mayor y para todas las personas que tienen dificultades de estabilidad sobre las dos ruedas. Su capacidad de carga los hace casi imprescindibles para los recados y las compras.

Sin embargo, el triciclo es discriminado todavía en muchos ámbitos. No hay bicicleteros adaptados o, siquiera, que contemplen alguna plaza para las tres ruedas. Los sistemas públicos de bicis compartidas no han incorporado todavía triciclos, salvo en unas pocas ciudades del norte de Europa y América y desde hace muy poco tiempo.

Renfe tampoco los asimila a las bicis en los vagones con portabicicletas. En las campañas de promoción de la movilidad sostenible no se les incluye o se les olvida al enumerar las opciones más ecológicas para moverse por la ciudad.

En la recién estrenada web https://www.enbuenaedad.es/inicio puesta en marcha por la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía para promover el envejecimiento activo y saludable, aparecen bicis y sillas de ruedas en su dibujo de portada y ningún triciclo. Los triciclistas tenemos asignaturas pendientes y reivindicaciones sin respuesta.

Hay muchos mayores que no saben montar en bici que ven el triciclo como la solución más ecológica y cómoda a sus problemas de transporte por lo que bien merece una campaña específica de divulgación y promoción de sus ventajas.

Y ahora lo que viene son los triciclos con batería que también necesitan puntos de recarga como las bicis y los coches eléctricos.


Edictos en El Correo de Andalucía