sábado, 15 agosto 2020
21:20
, última actualización
La Tostá

La hora de los trapicheos

Image
Manuel Bohórquez @BohorquezCas
30 abr 2019 / 08:53 h - Actualizado: 30 abr 2019 / 08:56 h.
"La Tostá","Elecciones Generales 2019"
  • Pedro Sánchez. / EFE
    Pedro Sánchez. / EFE

Soy de los que piensan que a los políticos les importan más sus cosas que las nuestras, las de los ciudadanos. Es decir, que miran más por sus propios intereses. Lo vemos claramente cada vez que hay elecciones, en las que son capaces de prometer la luna por un puñado de votos que les permitan alcanzar el poder. En el caso de Pedro Sánchez es bastante descarado, como pudimos ver en la moción de censura que le llevó a la presidencia del Gobierno sin importarle los apoyos, algunos escandalosos. Ahora ha vencido claramente en las elecciones pero necesita de nuevo apoyos para formar gobierno y parece que no quiere compartir el poder con nadie. Ni con Podemos, porque sería darle alas a su líder, que se ha salido en la campaña, ni a un Rivera, el de Ciudadanos, que se ha venido negando a cualquier tipo de apoyo al señor Sánchez. Como el líder socialista está crecido, su intención es gobernar en solitario con apoyos puntuales, desoyendo las sugerencias de los empresarios y sin tener en cuenta los mercados. Aún es pronto y puede recapacitar, pero eso es lo que le gustaría, tener toda la tarta para él. Lo más lógico sería gobernar en coalición con Ciudadanos, a pesar de la negativa de Rivera, porque es un partido limpio, de centro derecha, europeísta y defensor de la unidad de España. Tendrían mayoría absoluta y sería un gobierno estable, que es lo que el país necesita en estos momentos ante la desaceleración económica y el incierto futuro que nos espera por diversas cuestiones. La otra opción es hacerlo con Podemos, con un Pablo Iglesias ofreciéndose porque tiene hambre de poder. Lo haga con quien lo haga, Sánchez sabe que le va a perjudicar y por eso se está planteando gobernar en solitario, sin tener en cuenta esa estabilidad política tan necesaria. O sea, ahora toca trapichear, el tú me das y yo te doy, te daré en función de cómo te portes y si te mueves no sales en la foto. Utilizan a los ciudadanos solo para que sus votos los coloquen en el poder. Y lo más gracioso es que siempre que acaban unas elecciones hablan del mandato de los ciudadanos y de que han entendido el mensaje. No, no han entendido nada. Por ejemplo, que aunque haya ganado Sánchez o el Partido Socialista haya sido el más votado, medio electorado ha votado al bloque de la derecha y otro medio al de la izquierda. ¿Qué problema hay, entonces, en que haya un gobierno de coalición con Ciudadanos, si además es lo aconsejado desde el mundo empresarial y financiero? Que tanto Sánchez como Rivera están mirando solo por sus intereses personales. El mandato es que se entiendan entre todos, pero les importa un pimiento.


  • 1